Archivo de la etiqueta: inflación

En busca de la ecuación de precios olvidada

Por Fernando Navajas*


eq“Si la inflación es considerada un fenómeno monetario el tema de la fijación de tarifas es ajeno a la política antiinflacionaria…Pero si la concepción del fenómeno inflacionario es más compleja, (y sin duda menos transparente), y se considera que las tarifas públicas tienen una incidencia en él, se ingresa otra vez en el territorio de las soluciones conflictivas. La lógica de lo macroeconómico entra en colisión con la lógica de lo microeconómico. ¿Puede negarse, por ejemplo, el efecto inflacionario de un programa de recuperación del nivel real de las tarifas de servicios públicos? ¿Qué resabio inflacionario genera todo programa de modificación de precios relativos orientado a una más eficiente asignación de recursos?; ¿en qué medida un atraso tarifario utilizado como medio de contener la inflación, tiende a alentarla por vía de su incidencia positiva sobre el déficit fiscal? 

Adolfo Canitrot (1983, p.19)

El debate inflacionario está al rojo vivo en la Argentina porque el actual equipo de gobierno no entendió en Noviembre pasado antes de la segunda vuelta, y por ende no tuvo en Diciembre la claridad conceptual necesaria, tal como para explicarle a la sociedad que una operación de corrección de precios relativos como la que heredó es equivalente a blanquear una fenomenal inflación reprimida y que por lo tanto la tasa de inflación iba a subir, y bastante, pero de modo transitorio, en la primera mitad de 2016. En cambio se encerró en el triunfalismo de que con el cambio de expectativas y un buen manejo monetario-cambiario la inflación se iba a reducir y cometió el error de pronosticar un 25% para 2016, cuando en verdad no había ningún modelo numérico serio que pudiera proyectar eso. Hace tres semanas, la última encuesta para 2016 dada a conocer por Consensus Forecast (que releva los pronósticos de 24 consultoras profesionales en la Argentina) arrojaba un 31.7% de aumento del IPC para 2016, con sólo 3 respuestas que decían que va a estar en la pauta oficial. Pero un aspecto importante es que la misma proyección de la inflación pero para 2017 (si bien basada en un número menor de respuestas) cae al 20% anual. Es decir que los analistas entienden, para mí correctamente, que esta aceleración inflacionaria está vinculada con la purga de la inflación reprimida por la compresión y distorsión de precios relativos heredada. 

Hace un año atrás, e inspirado por el desafío que plantea el viejo argumento de Canitrot, yo circulé un documento de trabajo de FIEL (Navajas, 2015) que buscó dar una respuesta numérica a la pregunta sobre el efecto inflacionario de una eliminación de los subsidios a la energía. Sigue leyendo

¿Qué debe hacer el Banco Central?

Por Jose Luis Machinea*

bcra_mision2¿Cuál es la tarea del Banco Central en los países en desarrollo y en la Argentina en particular? La respuesta “bajar la inflación” es definitivamente acertada pero, en los últimos años, hay cierto consenso acerca de que deberían tener otros objetivos tales como cierto nivel de actividad económica y la estabilidad del sistema financiero. La discusión en los países desarrollados se concentra en cuáles son los instrumentos más idóneos para lograr esos objetivos porque, como es sabido, un solo instrumento -la tasa de interés- es insuficiente para ello. A los tres objetivos previos, se podría agregar, en los países desarrollados, la intervención discrecional de los bancos centrales en el mercado cambiario para evitar bruscas oscilaciones cambiarias, que suelen tener efectos negativos en los países en desarrollo. Esta multiplicidad de objetivos puede generar cierta conflictividad y es una muestra de la complejidad de los problemas que enfrentan los bancos centrales.

En principio estos objetivos deberían ser también los de los bancos centrales en los países en desarrollo. La falta de “reputación” y un excesivo dogmatismo han sido históricamente un obstáculo para que los bancos centrales en estas latitudes se preocupen de otros objetivos que no sean la tasa de inflación. La excepción ha sido nuestro Banco Central que, en los últimos años, se ocupó de todo menos de la inflación. Sigue leyendo

Altas chances de éxito, si logra ganar la batalla contra la inflación

Por Nicolás Dujovne *

batalla_inflaEn sólo siete días, la gestión del Presidente Macri abolió la mayor parte de los controles de capitales que conocimos con el nombre de cepo cambiario y que condenaron a la Argentina a cuatro años de estancamiento de la actividad y el empleo, a un aumento en la inflación y a la evaporación de las reservas del Banco Central. Según anunció el ministro Prat-Gay ayer, a partir de hoy el sector privado podrá comprar dólares para importar, pagar deudas, viajar o simplemente, porque desea hacerlo, respetando en este último caso el límite de dos millones de dólares por mes que regía hasta 2011.

Los únicos ítems que aún serán tratados de forma diferencial serán el stock de atrasos en los pagos de importaciones y utilidades, donde las empresas podrán optar por comprar un bono del Gobierno o mediante un cronograma temporal de acceso al mercado de cambios.

Las medidas anunciadas ayer plantean una salida del cepo mucho más rápida que la que consideraban viable tanto los técnicos del sciolismo como la mayor parte de los economistas profesionales de la Argentina, y por lo tanto, de ser exitosas, implicarán una enorme victoria política para la actual gestión. Sigue leyendo

Los argentinos, ¿fanáticos de la inflación?

Por Ernesto A. O’Connor *

tribuna-argentinaNuevamente, una crisis macro latente se va acumulando en el horizonte. Una vez más, como desde hace unos 60 años, la Argentina se enfrenta a una inflación persistente, una restricción externa y un déficit fiscal que sería de 8% del PIB. Los errores del pasado no han servido como aprendizaje, y se repiten una y otra vez.

En particular, ¿es tan negativa la inflación para temerle tanto? Evidentemente, los argentinos – por lo menos una buena mayoría – tienen una propensión a la inflación, por ende no la deben considerar negativa. Sigue leyendo

La inercia inflacionaria

Por Roberto Frenkel*

Car_inertiaEn los años 80 del siglo pasado dediqué bastante tiempo a estudiar los extraordinarios procesos inflacionarios experimentados por varios países latinoamericanos, incluyendo el nuestro. Desarrollé la noción de “régimen inflacionario” para intentar entender procesos persistentes de alta inflación jamás vistos en otras partes del mundo y contribuir así a formular políticas de estabilización.

Gran parte de las transacciones económicas se realiza mediante una trama de contratos que tienen el dinero como denominador. Algunos contratos son explícitos, como los convenios de salarios o alquileres, y otros son implícitos, como el compromiso de mantenerlo por cierto tiempo por parte de quien fija un precio de venta, para darle al potencial comprador oportunidad de comparar y decidir. Cuando la inflación es baja los contratos son relativamente largos y no hay indexación. Sigue leyendo

Fábulas macroeconómicas: Rememorando el ciclo bismuto- aceite de castor

Por Daniel Heymann*

A bottle of cold medicine poured into a spoonA veces los argumentos económicos parecen girar en redondo, como si la acumulación de experiencias no generara aprendizajes sino sucesivas vueltas a puntos ya transitados. En algunas discusiones actuales sobre políticas macroeconómicas, monetarias en particular, se pueden identificar signos de este tipo. En un caso como el de la Unión Europea, la decisiva actitud alemana insiste en atribuir grandes costos potenciales a posibles políticas expansivas, cuando la economía de la zona no consigue sostener una recuperación definida de la actividad, y está presente la perspectiva de una peligrosa deflación en medio de problemas de deuda irresueltos. Es como si una memoria atávica de las perturbaciones monetarias de las posguerras nublara la percepción de los problemas presentes. Del otro lado, en el contexto argentino, está difundida en ciertos ámbitos, y  formuladores de política entre ellos, la opinión de que la mejor performance comparativa de USA y el Reino Unido dentro del grupo de las economías centrales, junto con fuertísimos crecimientos en el volumen de sus bases monetarias, mostraría inequívocamente las ventajas de masivos incrementos de la oferta de dinero primario en cualquier tiempo y lugar, y podría servir como experimento crucial para afirmar que, como pleno reverso de lo que una vez manifestó Friedman, la inflación no es nunca y en ninguna parte un fenómeno asociado con un exceso de creación de moneda.

Hace ya más de ochenta años (en el Treatise, 1930), Keynes usó la pintoresca imagen del ciclo bismuto- aceite de castor para referirse a los vaivenes no convergentes de acciones de política macroeconómica y de las percepciones al respecto. Sigue leyendo

La inflación actual es insostenible

Por Roberto Frenkel*

inflaHace algunas semanas estuve en Helsinki participando en una conferencia sobre desarrollo en África. Me encontré allí con Dani Rodrik, a quien conozco hace algún tiempo. No había mucho tiempo para conversar en la pausa para el café y Rodrik debía viajar esa misma tarde. Intercambiamos algunos comentarios y recuerdos y cuando ya caminábamos hacia la sala para una nueva sesión, me preguntó: “¿cómo está la inflación en Argentina?”. “Aproximadamente 25%”, le respondí. “Not that bad”, comentó él, mirándome con interrogación mientras caminábamos. Algo dije en contrario, mencionando el atraso cambiario, pero ya no había tiempo para detalles. Rodrik viajó enseguida y la explicación me quedó atravesada. Esta nota contiene lo esencial de esa explicación frustrada. Sigue leyendo

¿Política antiinflacionaria normal o heroica?

Por Roberto Frenkel*

comic-heroEn algún momento el gobierno de nuestro país deberá aplicar una política antiinflacionaria, con la actual administración o con la que le seguirá después de 2015.

Pensando en ello me pareció interesante distinguir entre políticas antiinflacionarias normales y políticas antiinflacionarias heroicas. El país tiene bastante historia con las segundas, pero ninguna experiencia con las primeras. En este aspecto nos hemos distanciado de gran parte de los países de América Latina, que vienen practicando políticas antiinflacionarias normales desde quince o veinte años atrás. Sigue leyendo

La inflación, el monetarismo y la “Hipótesis de Georgetown”

Por José María Fanelli *

La inflación ha estado ocupando un espacio protagónico en el último mes. Un primer disparador lo constituyó el hecho de que el FMI le fijara un plazo a la Argentina para mejorar la metodología que usa el INDEC. También influyó que varios actores sociales, entre los que se destacaron varios sindicatos oficialistas y no oficialistas, declararan no estar dispuestos a tomar en cuenta la inflación del INDEC a la hora de decidir sus reclamos. En este contexto, la protesta de la Gendarmería y la Prefectura agregó tensión y puso al desnudo cómo el conflicto distributivo y las negociaciones sobre salarios se dificultan en contextos inflacionarios. Nótese que, aún cuando se asumiera que el error en la liquidación fue totalmente involuntario, es mucho más probable equivocarse en montos de 30% o 50% cuando la inflación es alta. Desde el punto de vista del impacto en la opinión pública, no obstante, lo que más contribuyó a poner la inflación en el centro de la escena fue que la Presidenta de la Nación afirmara en la Universidad de Georgetown que si la inflación fuera del 25%, el país estallaría.

No caben dudas respecto de que esa afirmación le hizo un flaco favor a las expectativas sobre estabilidad: la variación de precios hace ya tiempo que arroja cifras que se acercan a ese nivel, según lo registran los índices provinciales y los que difunde el Congreso. También es cierto, sin embargo, que lo que podríamos llamar la “Hipótesis de Georgetown” sobre la inflación ha tenido dos efectos colaterales positivos: Sigue leyendo

¿Existen efectos de Umbral con Transición Suave en la Relación entre Inflación y Crecimiento?

Por Danilo Trupkin*

El debate acerca de la relación entre la inflación y el crecimiento económico es de gran relevancia para la conducción de la política monetaria. En los últimos años, los bancos centrales de varios países han adoptado regímenes con metas explícitas de inflación (por ejemplo, Chile, Brasil, y México) con el objeto central de alcanzar niveles estables tanto de la tasa de inflación como de la actividad económica.

De acuerdo con la literatura empírica del crecimiento (Barro, 1991; Fischer, 1993; Bruno y Easterly, 1998; Khan y Senhadji, 2001), altas tasas de inflación afectan negativamente al crecimiento económico, con lo cual la política monetaria debería bregar por alcanzar un nivel bajo de inflación. La pregunta importante que surge es, desde luego, ¿cuál debería ser el objetivo de inflación? O bien, ¿a partir de qué nivel la inflación tiene efectos negativos sobre el crecimiento? Sigue leyendo