Archivo de la etiqueta: Cepo cambiario

Gradualidad por prudencia

Por Federico I. Poli *

paso_pasoLa política económica es un arte, no una ciencia. El resultado de un programa económico depende crucialmente del contexto y del modo en que se apliquen las medidas a tomar. La discusión en torno al desmonte del cepo cambiario y el enfrentamiento entre los partidarios de una solución de shock vs. los de otra gradualista se inscribe en este marco. Este debate tiene que ver con cómo abrir la cuenta capital del balance de pagos pero también impacta sobre la cuenta comercial externa, puesto que el desmonte de las restricciones al comercio exterior tendrá efectos sobre los sectores productivos.

Es una discusión que nos retrotrae a la que tuvimos en 2002 sobre cómo liberar el corralón. Muchos de los mismos que hoy plantean el shock en la liberación del cepo lo aconsejaban entonces: emitiendo los pesos necesarios en forma de redescuentos a los bancos, en una situación de reservas internacionales peor que la mala actual. Y razonaban que si todos los pesos de los depósitos liberados iban a comprar dólares, habría un salto megadevaluatorio que generaría un pico de altísima inflación pero que, luego, se alcanzaría un nuevo equilibrio nominal. Afortunadamente, el criterio prudente que primó entonces permitió conducir de modo gradual ese proceso. Sigue leyendo

Anuncios

Hay cepo para rato

Por Roberto Frenkel*

cepoLa Paridad Descubierta de Tasas de Interés (en inglés: Uncovered Interest Parity– UIP) es una pieza clave para el análisis del funcionamiento monetario-financiero de las economías. En su forma más abstracta se refiere a la relación entre la tasa de interés y el tipo de cambio en una economía con libre acceso al mercado cambiario y en la cual los agentes locales y el resto del mundo pueden optar por hacer una colocación financiera en el país (en moneda local, digamos pesos) o en un mercado exterior (en moneda extranjera, digamos dólares). Si las dos colocaciones son idénticas en cuanto a plazo, riesgos y otras características, de modo que a igual rendimiento le resulten indiferentes al agente colocador, la UIP dice que la tasa de interés en pesos debe ser igual a la tasa de interés en dólares sumada a la expectativa de variación del tipo de cambio peso/dólar. Si la tasa en pesos fuera inferior a la determinada por la UIP, las colocaciones se volcarían hacia el exterior, y a la inversa si la tasa en pesos fuera superior.

La UIP rige aproximadamente entre países desarrollados emisores de moneda internacional, pero la relación no se verifica exactamente en ninguna parte Sigue leyendo

El cazador cazado: en Argentina el cepo es más efectivo para deprimir la actividad que para conseguir dólares

Por José María Fanelli *

GunfadeLlegar al acto eleccionario de octubre en el contexto de una evolución mediocre del nivel de actividad es un escenario que el oficialismo seguramente desea evitar, sobre todo si se tiene en cuenta lo ocurrido en las elecciones legislativas de 2009. Esas elecciones tuvieron lugar en el momento exacto en que la economía estaba realizando la lenta digestión del shock externo asociado con la caída de Lehman Brothers y arrojaron un resultado poco alentador para el gobierno.

Podría pensarse que la tarea de incentivar la actividad es hoy más fácil que en 2009 en la medida que la situación internacional es bastante mejor:este año se espera que el mundo crezca alrededor de 3.3%, algo que contrasta con el sombrío panorama internacional de 2009. Sin embargo, ello está lejos de ser así porque a la mejoría en el plano internacional se contrapone el deterioro en las condiciones domésticas. Sigue leyendo

La Argentina dolarizada es la Argentina en modo “pausa”

Por José María Fanelli *

pauseEl rasgo que define la coyuntura argentina es la incertidumbre. La forma más sencilla de comprobarlo es tratar de explicar lo que ocurre con la inversión, la creación de empleo o la demanda de dólares sin referirse a ella.

En un contexto marcado por la incertidumbre, las iniciativas en el plano fiscal y monetario pueden jugar un papel muy positivo si contribuyen a hacer el futuro más previsible. Sin embargo, también es cierto que cuando un gobierno comete errores fiscales o monetarios en una situación de alta incertidumbre, las consecuencias negativas de esos errores se potencian. Por esta razón, cuando las políticas son de mala calidad, aumenta la volatilidad y tiende a instalarse una creciente parálisis en la toma de decisiones de consumidores y empresarios. En relación con esto, es posible imaginar un test bastante sencillo para evaluar la calidad de las políticas: si luego de anunciada o implementada una medida fiscal o monetaria la volatilidad aumenta y la inversión se debilita, ello debería interpretarse como un signo de que la medida es de mala calidad. Sigue leyendo