Archivo de la etiqueta: Argentina

¿Y por qué no una Ley de Mecenazgo Educativo?

Por Edgardo Zablotsky *

mecenazgoEn septiembre pasado, el presidente Mauricio Macri anunció un proyecto de ley de mecenazgo cultural. Según la agencia Télam, “lo que se busca con este tipo de leyes es poder inaugurar una vía directa y transparente de financiación de proyectos culturales de interés social a través de aportes de empresas privadas, que se desgravarían de sus respectivos aportes fiscales”[1]

El ministro de cultura Pablo Avelluto estimó que el programa podría acrecentar la inversión cultural en dos mil millones de pesos anuales, lo cual, de repetirse anualmente, “en (…) poco tiempo impactaría sobre la formación de artistas, en el mercado del teatro, los colectivos de danza, el mantenimiento de monumentos y sitios históricos, la modernización de museos y otros aspectos que hoy están buscando financiamiento”[2].

Es claro que el proyecto habría de tener un impacto social notable; sin embargo, frente a la realidad educativa que enfrenta la Argentina, es lícito preguntarnos por qué no evaluar una legislación de mecenazgo educativo dotado de una lógica similar, dirigido a aquellos niños que menos tienen y más lo necesitan. Sigue leyendo

Anuncios

Un aporte a la discusión tarifaria

Por Alberto Porto*


discusion_tarifas2La avenida del impacto sobre la equidad

Los esfuerzos por medir el impacto de los precios y tarifas públicas (principalmente gas natural y energía eléctrica) sobre la distribución del ingreso (quintiles o deciles) se ha concentrado en cuantificar el porcentaje del subsidio que recibe cada grupo. Sin embargo, como Musgrave (1964) reconoció hace más de medio siglo, “… any meaningful theory or policy of public finance must ultimately combine the issues posed by the two sides of the budget”. El financiamiento de los subsidios es un aspecto tan importante como su distribución. Los subsidies no son un mana de modo que su financiamiento debe ser agregado al análisis. Como expresa Musgrave “This, indeed, is the cardinal principle of the economist’s view of public finance”. Sigue leyendo

La hora de los padres. ¿Tiene sentido construir 3.000 jardines de infantes o retacear información?

Por Edgardo Zablotsky *

El ministro de ENinos-Preescolar-Padresducación Esteban Bullrich hizo pública una lapidaria verdad: “la mitad de la adolescencia del país, o bien no cursa el nivel secundario, o bien abandona los estudios medios en forma temprana. Sólo 1 de cada 10 jóvenes concluye los estudios universitarios y sólo 1 de cada 100 proviene de los sectores más pobres”[1].

Es claro que nuestra sociedad enfrenta una pesada herencia educativa. Levantar el cepo cambiario constituye una medida propia de un equipo económico calificado. Llevar a cabo una verdadera revolución educativa requiere más que ello. Es necesario que la sociedad tome conciencia del estado de la educación y apoye reformas cuyos frutos, a diferencia del levantamiento del cepo, se habrán de ver luego de años.

Por ello es imprescindible que los padres admitan la realidad que viven sus hijos y reaccionen. ¿Cómo despertarlos? ¿Cómo dotarlos del necesario protagonismo? Dos acontecimientos educativos que se hicieron públicos hace pocas semanas me permitirán ejemplificarlo. Sigue leyendo

¿Qué hay de nuevo en la Argentina post industrial ?

Por Gustavo Svarzman y Ricardo Rozemberg *

Dpost-indistrial-landscapeurante la segunda mitad del siglo XX parte importante del debate sobre desarrollo económico en Argentina giró en torno a la discusión acerca de la mayor o menor aptitud de la agricultura y de la industria para liderar dicho proceso.  Así, mientras que los llamados “industrialistas” abogaban por aprovechar las rentas extraordinarias de la Pampa Húmeda para completar el proceso de sustitución de importaciones –con sus consiguientes efectos en materia de urbanización, y de efectos derrame sobre  el conjunto de la economía-  los “defensores de las ventajas comparativas naturales” criticaban lo que entendían como una asignación poco eficiente de los recursos hacia sectores con ineficiencias crónicas, al tiempo que señalaban los problemas que a mediano plazo se derivaban de la implementación de políticas que desalentaban la incorporación de mejoras tecnológicas en los sectores vinculados a los recursos naturales tradicionales; que eran a su vez los que proveían las divisas que financiaban el desarrollo industrial. Estas pujas, que se materializaron en la implementación a lo largo del tiempo de diferente tipo de medidas de política comercial, fiscal y cambiaria, ocuparon una parte importante del debate económico –y político- de nuestro país entre mediados de los años 30 y mediados de los 70s.

Así, en un mundo en el que el desiderátum del desarrollo y la generación de riqueza era la línea de montaje fordista o la fábrica en la que trabajaba Charles Chaplin en Tiempos Modernos, los servicios eran “el resto de la economía”, agrupando actividades en su mayoría de baja productividad y con escasa dotación tecnológica (y con poco “sex appeal” habida cuenta que no generaban productos físicos o visibles), que existían en tanto y en cuanto se vincularan con la producción de bienes (ej. transporte, seguros, finanzas, etc,.) o con las personas (ej. la peluquería o la escuela).

En cualquier caso, y como resultado de las peculiaridades sociales, políticas y económicas de nuestro país, llevó largo tiempo –bastante más que a algunos de nuestros vecinos- alcanzar un cierto consenso en relación a que el desarrollo del campo y de la industria son de hecho fenómenos complementarios y no contrapuestos. Sigue leyendo

El desarrollismo del nuevo milenio

Por Eduardo Levy Yeyati *

desarrollismo_cepalCuando después de la Segunda Guerra Mundial las Naciones Unidas crearon la Comisión Económica para América Latina (Cepal) para promover el desarrollo regional, los economistas cepalinos fueran más allá del saber convencional según el cual los países en desarrollo transitan naturalmente de la agrominería a la industria. Argumentaron que, con la caída continua de los precios de los bienes primarios, la paciente espera del desarrollo sólo ampliaría la brecha entre países ricos y pobres, y que era necesario apurar el proceso con estrategias activas de industrialización de materias primas, subsidios a las industrias básicas y sustitución de importaciones para evitar que la falta de dólares abortara el desarrollo. (El “vivir con lo nuestro” de la trasnoche kirchnerista fue una versión tardía y extrema de esta proposición.) A fines de los años 60, este desarrollismo de posguerra sucumbió a una triste verdad: es más fácil producir para un mercado doméstico protegido que para uno internacional competitivo.

Hoy que el término “desarrollismo” obtiene, como el keynesianismo, patrocinios inesperados, cabe preguntarse cómo se traslada aquel debate al siglo XXI. La respuesta, que excede las aspiraciones de este artículo y el precioso tiempo de sus lectores, se insinúa en la distinción entre acciones “transversales” (para todos) y “verticales” (para algunos) que aparece recurrentemente en el debate político. Sigue leyendo

La Argentina necesita una real revolución educativa

Por Edgardo Zablotsky *

rev_edu

El presidente Mauricio Macri, en su discurso de apertura de las Sesiones Ordinarias del Congreso, realizó un claro diagnóstico: “La educación pública tiene severos problemas de calidad y hoy no garantiza la igualdad de oportunidades”[1]. Nadie puede dudar lo acertado de esta foto. El Presidente expresó que “para insertar a la Argentina en el Siglo XXI todo empieza con la educación, ahí es donde se gesta el futuro del futuro. Por eso, hace unas semanas, en Jujuy, el ministro Bullrich, junto a todos los ministros de Educación de las provincias, fijaron un acuerdo llamado Declaración de Purmamarca que traza los ejes de la revolución educativa que queremos afianzar”.

¿Cuáles son dichos ejes? Como sintetiza Infobae en su edición del 12 de febrero pasado, acompañando la transcripción completa del documento firmado en Purmamarca, “entre los puntos salientes se encuentra la obligatoriedad del nivel inicial a partir de los tres años de edad; el desafío de incorporar progresivamente la jornada extendida a través de actividades escolares, artísticas y deportivas; y el compromiso de crear el Instituto de Evaluación de la Calidad y Equidad Educativa, cuyo propósito será promover los procesos de evaluación a nivel nacional y obtener datos precisos que permitan mejorar el aprendizaje de los estudiantes”[2]. Sigue leyendo

En busca de la ecuación de precios olvidada

Por Fernando Navajas*


eq“Si la inflación es considerada un fenómeno monetario el tema de la fijación de tarifas es ajeno a la política antiinflacionaria…Pero si la concepción del fenómeno inflacionario es más compleja, (y sin duda menos transparente), y se considera que las tarifas públicas tienen una incidencia en él, se ingresa otra vez en el territorio de las soluciones conflictivas. La lógica de lo macroeconómico entra en colisión con la lógica de lo microeconómico. ¿Puede negarse, por ejemplo, el efecto inflacionario de un programa de recuperación del nivel real de las tarifas de servicios públicos? ¿Qué resabio inflacionario genera todo programa de modificación de precios relativos orientado a una más eficiente asignación de recursos?; ¿en qué medida un atraso tarifario utilizado como medio de contener la inflación, tiende a alentarla por vía de su incidencia positiva sobre el déficit fiscal? 

Adolfo Canitrot (1983, p.19)

El debate inflacionario está al rojo vivo en la Argentina porque el actual equipo de gobierno no entendió en Noviembre pasado antes de la segunda vuelta, y por ende no tuvo en Diciembre la claridad conceptual necesaria, tal como para explicarle a la sociedad que una operación de corrección de precios relativos como la que heredó es equivalente a blanquear una fenomenal inflación reprimida y que por lo tanto la tasa de inflación iba a subir, y bastante, pero de modo transitorio, en la primera mitad de 2016. En cambio se encerró en el triunfalismo de que con el cambio de expectativas y un buen manejo monetario-cambiario la inflación se iba a reducir y cometió el error de pronosticar un 25% para 2016, cuando en verdad no había ningún modelo numérico serio que pudiera proyectar eso. Hace tres semanas, la última encuesta para 2016 dada a conocer por Consensus Forecast (que releva los pronósticos de 24 consultoras profesionales en la Argentina) arrojaba un 31.7% de aumento del IPC para 2016, con sólo 3 respuestas que decían que va a estar en la pauta oficial. Pero un aspecto importante es que la misma proyección de la inflación pero para 2017 (si bien basada en un número menor de respuestas) cae al 20% anual. Es decir que los analistas entienden, para mí correctamente, que esta aceleración inflacionaria está vinculada con la purga de la inflación reprimida por la compresión y distorsión de precios relativos heredada. 

Hace un año atrás, e inspirado por el desafío que plantea el viejo argumento de Canitrot, yo circulé un documento de trabajo de FIEL (Navajas, 2015) que buscó dar una respuesta numérica a la pregunta sobre el efecto inflacionario de una eliminación de los subsidios a la energía. Sigue leyendo

Cambiar el legado kirchnerista

Por Carlos Gervasoni y Enrique Peruzzotti*

herenciaEn su discurso frente a la Asamblea Legislativa, Mauricio Macri expresó la intención de inaugurar una nueva etapa política y económica en la Argentina. Más allá de los objetivos que el Presidente esbozó en el segundo tramo de su alocución, una parte importante de su mensaje estuvo dedicada al legado de las tres presidencias de los Kirchner.

El análisis de la problemática herencia es relevante no sólo para comprender algunas de las limitaciones que enfrenta el Gobierno, sino también para entender cuáles deben ser los puntos neurálgicos de un plan estratégico de gobierno. La referencia al legado no debiera servir sólo como argumento exculpatorio de las dificultades presentes sino también, fundamentalmente, para clarificar las tareas prioritarias que la sociedad argentina debe emprender a fin de promover un desarrollo socioeconómico sustentable y la mejora de la institucionalidad democrática. Sigue leyendo

Cómo ahorrar miles de millones de dólares en intereses: Emisión de callable bonds para la deuda soberana

Por Ignacio Warnes *

Image Courtesy of 123rf.comLa República Argentina acaba de anunciar la aprobación de leyes que permitirán cerrar el extenso juicio llevado a cabo por los holdouts en la justicia de Nueva York, y facilitará el reingreso de nuestro país a los mercados internacionales.

Para saldar el pago a los holdouts la Argentina se apresta a realizar una de las emisiones de deuda cuantitativamente más importantes en la historia de los llamados mercados emergentes, del orden de los 15 mil millones de dólares. Sigue leyendo

La lucha contra la pobreza exige desarrollo

Por Eduardo Levy Yeyati *

pobreza-ArgentinaDe qué hablamos cuando hablamos de eliminar la pobreza? Desde un punto de vista estrictamente estadístico, casi circular, solemos pensar la pobreza como el porcentaje de la población que está por debajo de la línea de pobreza, con ingresos diarios por debajo de un umbral arbitrario que en 2015 el Banco Mundial estimó en 1,9 dólares ajustados por poder adquisitivo. Según esta definición, para eliminar la pobreza bastaría con garantizar el acceso universal a una canasta básica de bienes y servicios, aumentando subsidios y transferencias a la población que se encuentra bajo la línea de pobreza.

Esta “pobreza de ingresos” no es perfectamente comparable entre países (mucho menos en el caso de la Argentina, donde la distorsión de los datos hizo que esta medida fuera primero desestimada y luego discontinuada). Más importante aún, los ingresos corrientes, si bien son esenciales, suelen ser una brújula insuficiente a la hora de orientar la política social. Para dar cuenta del problema de la pobreza, la definición debería ser ampliada al menos en dos dimensiones: una transversal y otra dinámica. Sigue leyendo