Archivo de la categoría: Zablotsky

¿Y por qué no una Ley de Mecenazgo Educativo?

Por Edgardo Zablotsky *

mecenazgoEn septiembre pasado, el presidente Mauricio Macri anunció un proyecto de ley de mecenazgo cultural. Según la agencia Télam, “lo que se busca con este tipo de leyes es poder inaugurar una vía directa y transparente de financiación de proyectos culturales de interés social a través de aportes de empresas privadas, que se desgravarían de sus respectivos aportes fiscales”[1]

El ministro de cultura Pablo Avelluto estimó que el programa podría acrecentar la inversión cultural en dos mil millones de pesos anuales, lo cual, de repetirse anualmente, “en (…) poco tiempo impactaría sobre la formación de artistas, en el mercado del teatro, los colectivos de danza, el mantenimiento de monumentos y sitios históricos, la modernización de museos y otros aspectos que hoy están buscando financiamiento”[2].

Es claro que el proyecto habría de tener un impacto social notable; sin embargo, frente a la realidad educativa que enfrenta la Argentina, es lícito preguntarnos por qué no evaluar una legislación de mecenazgo educativo dotado de una lógica similar, dirigido a aquellos niños que menos tienen y más lo necesitan. Sigue leyendo

La hora de los padres. ¿Tiene sentido construir 3.000 jardines de infantes o retacear información?

Por Edgardo Zablotsky *

El ministro de ENinos-Preescolar-Padresducación Esteban Bullrich hizo pública una lapidaria verdad: “la mitad de la adolescencia del país, o bien no cursa el nivel secundario, o bien abandona los estudios medios en forma temprana. Sólo 1 de cada 10 jóvenes concluye los estudios universitarios y sólo 1 de cada 100 proviene de los sectores más pobres”[1].

Es claro que nuestra sociedad enfrenta una pesada herencia educativa. Levantar el cepo cambiario constituye una medida propia de un equipo económico calificado. Llevar a cabo una verdadera revolución educativa requiere más que ello. Es necesario que la sociedad tome conciencia del estado de la educación y apoye reformas cuyos frutos, a diferencia del levantamiento del cepo, se habrán de ver luego de años.

Por ello es imprescindible que los padres admitan la realidad que viven sus hijos y reaccionen. ¿Cómo despertarlos? ¿Cómo dotarlos del necesario protagonismo? Dos acontecimientos educativos que se hicieron públicos hace pocas semanas me permitirán ejemplificarlo. Sigue leyendo

La Argentina necesita una real revolución educativa

Por Edgardo Zablotsky *

rev_edu

El presidente Mauricio Macri, en su discurso de apertura de las Sesiones Ordinarias del Congreso, realizó un claro diagnóstico: “La educación pública tiene severos problemas de calidad y hoy no garantiza la igualdad de oportunidades”[1]. Nadie puede dudar lo acertado de esta foto. El Presidente expresó que “para insertar a la Argentina en el Siglo XXI todo empieza con la educación, ahí es donde se gesta el futuro del futuro. Por eso, hace unas semanas, en Jujuy, el ministro Bullrich, junto a todos los ministros de Educación de las provincias, fijaron un acuerdo llamado Declaración de Purmamarca que traza los ejes de la revolución educativa que queremos afianzar”.

¿Cuáles son dichos ejes? Como sintetiza Infobae en su edición del 12 de febrero pasado, acompañando la transcripción completa del documento firmado en Purmamarca, “entre los puntos salientes se encuentra la obligatoriedad del nivel inicial a partir de los tres años de edad; el desafío de incorporar progresivamente la jornada extendida a través de actividades escolares, artísticas y deportivas; y el compromiso de crear el Instituto de Evaluación de la Calidad y Equidad Educativa, cuyo propósito será promover los procesos de evaluación a nivel nacional y obtener datos precisos que permitan mejorar el aprendizaje de los estudiantes”[2]. Sigue leyendo

El Sistema de Educación Dual. Dos Aplicaciones a Nuestra Realidad

Por Edgardo Zablotsky [1] [2]

575aA fines de noviembre pasado Daniel Arroyo, ex secretario de Políticas Sociales de la Nación, publicó en Perfil una nota en la que reportaba que durante todo el período de la administración kirchnerista el número de personas entre 18 y 24 años que no tenían una actividad regular ni se educaban no disminuyó. Los comúnmente denominados ‘ni ni’, por su marginación del sistema educativo y el mercado de trabajo, ascienden a 1.500.000 jóvenes, número similar a hace una década[3]. Sigue leyendo

La educación en el debate presidencial ¿Omisión, convencimiento o estrategia deliberada?

Por Edgardo Zablotsky *

debateHace pocos días se llevó a cabo el primer debate presidencial de la historia argentina, con la participación de todos los candidatos a excepción de Daniel Scioli. El mismo se estructuró en cuatro bloques. Esta nota centra su atención sobre uno de ellos: la educación. La homogeneidad en las posiciones esgrimidas por los candidatos frente a la consigna propuesta por el moderador es remarcable. No puede ser producto de una omisión, sino fruto del convencimiento genuino por parte de algunos candidatos y de una estrategia deliberada por parte de los restantes. Sigue leyendo

¿Qué harán los candidatos para mejorar la educación?

Por Edgardo Zablotsky *

votan8.jpgEn pocos meses los argentinos elegiremos quién sucederá a Cristina Fernández de Kirchner. A todos los candidatos les importa la educación, no tengo la menor duda de ello, de la misma forma que les interesa la salud de la población y su seguridad. A ningún argentino dejaría de importarle estos temas, sea o no candidato a la Presidencia de la Nación. Pero un candidato a presidente debe decirnos mucho más que afirmar que mejorará la educación, la salud y la seguridad de la población; debe decirnos el cómo lo hará y en qué se diferencia su propuesta de las de sus competidores. De lo contrario, ¿cómo es posible que los ciudadanos votemos conscientemente a quién consideremos el más adecuado para ocupar la primera magistratura?

Al día de hoy ello no ocurre. Esta nota propone una potencial pregunta para realizar a  los candidatos, de llevarse a cabo un debate entre los mismos. Con tal fin describiré una legislación que facilita el funcionamiento en el Uruguay de centros educativos gratuitos de gestión privada, religiosos o laicos,  que se financian con aportes de empresas o particulares, no reciben ninguna subvención del Estado y brindan educación a adolescentes que viven por debajo de la línea de pobreza, alcanzando rendimientos académicos comparables con las mejores escuelas del país. Sigue leyendo

Los sindicatos docentes son parte del problema, no de su solución

Por Edgardo Zablotsky *

paro-docente-1Al igual que en años anteriores el inicio de las clases generó la amenaza de paros docentes de no alcanzarse un acuerdo en la paritaria del sector. Los días de clase perdidos en 2014 fueron una clara advertencia de la factibilidad de este hecho[1].

Esta nota no cuestiona el derecho de los docentes a gozar de un salario digno. Muchos buenos maestros cobran salarios que no se ajustan a su dedicación en uno de los trabajos de mayor relevancia en nuestra sociedad; Sigue leyendo

¿Cómo Eliminar la Necesidad de los Planes Sociales?

Por Edgardo Zablotsky *

planes“Una mejor educación ofrece una esperanza de reducir la brecha entre los trabajadores más y menos calificados, de defenderse de la perspectiva de una sociedad dividida entre los ricos y pobres, de una sociedad de clases en la que una élite educada mantiene a una clase permanente de desempleados”.[1]

Milton Friedman, 1998

¿Cómo reinsertar a los beneficiarios de los planes en la sociedad? Juan Pablo II nos provee la respuesta. Recordemos su  discurso pronunciado en Santiago de Chile el 3 de Abril de 1987, ante los delegados de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en el cual expresó que: “el trabajo estable y justamente remunerado posee, más que ningún otro subsidio, la posibilidad intrínseca de revertir aquel proceso circular que habéis llamado repetición de la pobreza y de la marginalidad”[2]. Sigue leyendo

Otra Visión de los Planes Sociales

Por Edgardo Zablotsky *

pan“Me opongo firmemente al antiguo sistema de limosnas, que sólo hace que aumente la cantidad de mendigos y considero que el mayor problema de la filantropía es hacer personas capaces de trabajar de individuos que de otro modo serían indigentes, y de este modo crear miembros útiles para la sociedad”.[1]

Barón Maurice de Hirch, 1891

Amor al prójimo y capitalismo, cuánta confusión. En 1984, en su discurso de despedida al retornar a USA, el rabino americano Marshall Meyer, quien residió durante largos años en nuestro país, enfrentó a la dictadura militar por sus violaciones a los derechos humanos y creía fervorosamente en el liberalismo económico, expresaba: “Basta de confundir las palabras. Basta de llamar izquierdista a aquél que simplemente ama a su prójimo. Si preocuparme por el hambre del otro, por su alimento, por su techo, su llanto, su soledad, es izquierdismo, lo cual niego, entonces soy izquierdista. Sin embargo yo niego que soy izquierdista, a pesar de que no hay absolutamente nada de malo en serlo”[2]

¿Qué mejor ilustración de este hecho que una experiencia que se llevó a cabo hace más de un siglo en nuestro propio país? Extraño, pero absolutamente cierto. Sigue leyendo