Archivo de la categoría: Sosa Escudero

Aplausos y risas: los chistes de economistas sobre sí mismos

Por Walter Sosa Escudero

Lado_oculto_econometriaLos chistes de profesiones se basan en exagerar alguno de sus peores hábitos. Así, los abogados son caricaturizados como viles negociadores, los físicos como socialmente inadaptados (como en la genial serie The Big Bang Theory) y los artistas como esnobs. ¿Y por casa cómo andamos? Los economistas pronosticamos muy mal ,tanto que la economía “se inventó para que la meteorología parezca exacta”. Solemos discrepar en forma considerable en cualquier tópico -dicen que diez economistas tienen once opiniones diferentes- o confiamos inocentemente en modelos absurdos (un economista busca las llaves junto a un farol y no a dos cuadras donde las perdió, “porque debajo del farol hay mejor luz”).

Posiblemente los chistes de economistas tengan su origen en algún agudo observador externo. Pero a veces es la misma “ciencia sombría” la que se ríe de sí misma, y provoca desde sus entrañas -la economía académica- sus propias chanzas. Sigue leyendo

La diferencia entre contar los pobres y medir la pobreza

Por Walter Sosa Escudero

howtoCon recurrencia casi metronómica es que aparece en los medios la discusión sobre cuántos pobres hay en la Argentina. A diciembre de 2013, última fecha en la que se dispone de datos oficiales de pobreza, las discrepancias entre las distintas mediciones existentes eran alarmantes, con cifras que van desde el 4,7% que plantea el Indec al 29% de la CGT de Hugo Moyano, incluyendo una amplia gama de valores intermedios, como el 12% de Artemio López, el 20% del Instituto oficial de la Ciudad de Buenos Aires o el 26% de la Universidad Católica Argentina.

“Cuántos pobres hay es una pregunta bastante complicada”, acota el ministro Kicillof. Y, efectivamente, el cálculo de la tasa de pobreza es un trabajo estadístico y conceptual muy sofisticado. El cómputo de la tasa de pobreza, entendida como la proporción de hogares pobres en una región y un período determinado, comienza por determinar si un hogar es pobre y luego agregar para obtener una tasa global de pobreza.

El primer escollo a sortear es conceptual y se refiere a qué se entiende por ser pobre. ¿En qué hay que fijarse para ver si un hogar es pobre o no? Sigue leyendo