Archivo de la categoría: Navajas

En busca de la ecuación de precios olvidada

Por Fernando Navajas*


eq“Si la inflación es considerada un fenómeno monetario el tema de la fijación de tarifas es ajeno a la política antiinflacionaria…Pero si la concepción del fenómeno inflacionario es más compleja, (y sin duda menos transparente), y se considera que las tarifas públicas tienen una incidencia en él, se ingresa otra vez en el territorio de las soluciones conflictivas. La lógica de lo macroeconómico entra en colisión con la lógica de lo microeconómico. ¿Puede negarse, por ejemplo, el efecto inflacionario de un programa de recuperación del nivel real de las tarifas de servicios públicos? ¿Qué resabio inflacionario genera todo programa de modificación de precios relativos orientado a una más eficiente asignación de recursos?; ¿en qué medida un atraso tarifario utilizado como medio de contener la inflación, tiende a alentarla por vía de su incidencia positiva sobre el déficit fiscal? 

Adolfo Canitrot (1983, p.19)

El debate inflacionario está al rojo vivo en la Argentina porque el actual equipo de gobierno no entendió en Noviembre pasado antes de la segunda vuelta, y por ende no tuvo en Diciembre la claridad conceptual necesaria, tal como para explicarle a la sociedad que una operación de corrección de precios relativos como la que heredó es equivalente a blanquear una fenomenal inflación reprimida y que por lo tanto la tasa de inflación iba a subir, y bastante, pero de modo transitorio, en la primera mitad de 2016. En cambio se encerró en el triunfalismo de que con el cambio de expectativas y un buen manejo monetario-cambiario la inflación se iba a reducir y cometió el error de pronosticar un 25% para 2016, cuando en verdad no había ningún modelo numérico serio que pudiera proyectar eso. Hace tres semanas, la última encuesta para 2016 dada a conocer por Consensus Forecast (que releva los pronósticos de 24 consultoras profesionales en la Argentina) arrojaba un 31.7% de aumento del IPC para 2016, con sólo 3 respuestas que decían que va a estar en la pauta oficial. Pero un aspecto importante es que la misma proyección de la inflación pero para 2017 (si bien basada en un número menor de respuestas) cae al 20% anual. Es decir que los analistas entienden, para mí correctamente, que esta aceleración inflacionaria está vinculada con la purga de la inflación reprimida por la compresión y distorsión de precios relativos heredada. 

Hace un año atrás, e inspirado por el desafío que plantea el viejo argumento de Canitrot, yo circulé un documento de trabajo de FIEL (Navajas, 2015) que buscó dar una respuesta numérica a la pregunta sobre el efecto inflacionario de una eliminación de los subsidios a la energía. Sigue leyendo

Anuncios

¿Cómo será este fin de ciclo de los precios de la energía?

Por Fernando Navajas*

SubsidiosEn la mayor parte de los últimos 70 años, es decir desde la posguerra, los precios de la energía en la Argentina han estado regulados o directamente fijados por el gobierno. La excepción han sido los años 90 cuando las reformas regulatorias en los sectores energético y de infraestructura, para incorporar activamente al sector privado, llevaron a desregular los mercados mayoristas y minoristas de petróleo y combustibles líquidos, a desregular el mercado de gas natural aguas arriba y a organizar un despacho económico del sector eléctrico basado en mercados spot y de contratos. En este período los precios de la energía operaron de modo libre, siendo regulados en el caso del gas y la electricidad en los segmentos de transporte y distribución y permitiendo alguna desregulación acotada para el caso de grandes usuarios (ver, por ejemplo, FIEL, 1999; capítulos 4, 12 y 13). Pero salvo este período de irrupción de mercados energéticos, en el resto de las décadas que siguieron a la posguerra la regulación directa por parte del Estado ha sido la norma. Esto no significa que los precios de la energía no hayan estado, en muchos períodos, alineados con los precios internacionales o con los costos de oportunidad o que no hayan seguido reglas explícitas de formación. En igual sentido, han existido períodos en donde los precios que pagaba la demanda y percibía la oferta se equilibraban y se correspondían con los costos de oportunidad y por lo tanto los subsidios a la energía eran mínimos. Pero puede decirse que en gran parte de estas décadas existieron subsidios explícitos o implícitos, relacionados con transferencias del Tesoro o localizados en los déficits de las empresas públicas (ver por ejemplo Navajas, 1991). Sigue leyendo

Los subsidios en la encrucijada

Por Fernando Navajas*

gas-pipelinesUna década de acumulación de distorsiones de precios relativos, producto de desaciertos en el diseño e implementación de la política económica, está llevando por la fuerza al gobierno a aceptar una nueva configuración de los mismos, con el tipo de cambio a la cabeza de los reajustes. Lo que está en juego ahora es enfrentar el problema que deviene de realizar tarde estos ajustes en una economía inflacionaria tal que puede llevar a un proceso de desestabilización en donde la política gubernamental termine derrotada y adaptándose al desenvolvimiento de la crisis. Es por ello que, desde el punto de vista del interés público, el objetivo primordial de la política pública en la actual coyuntura es evitar que se produzca una devaluación real del peso excesiva, más allá de lo que la economía necesita, porque la misma va a venir acompañada por un ajuste recesivo excesivo con consecuencias muy negativas sobre el bienestar y la equidad. La defensa para que este sobreajuste del tipo de cambio real (llamado “overshooting” en la jerga) no se produzca, debe ser objetivo fundamental de la política pública sobre el que gire todo lo demás. Algo en lo que debiera haber un consenso amplio. Sigue leyendo

El elogio de los subsidios a la energía

Por Fernando Navajas*

BarrilEntre las varias facetas impresentables a nivel internacional que en materia económica (y sus estadísticas) tiene la Argentina, el autoelogio oficial a una década de política de subsidios a la energía va camino a sobresalir no sólo por lo equivocado sino por lo desubicado. Es que la reciente reunión de cambio climático global que se congregó en Varsovia (UNFCC, 2013) vino precedida como nunca antes de un esfuerzo muy generalizado de un amplísimo espectro de organizaciones, que van desde Greenpeace (2013) al Fondo Monetario Internacional (2013), destinado a reclamar que se ponga fin a la gigantesca montaña de subsidios a la energía basada en combustibles fósiles, estimada por la OECD (2012) en medio billón (en nuestra medida) de dólares o 0.7% del PBI mundial. Los subsidios a la energía son vistos por todas estas organizaciones como un gran enemigo de las políticas de descarbonización del planeta al tiempo que ya está bien documentado que estos subsidios favorecen a los hogares de altos ingresos en especial en los países en desarrollo (ver Cont et. al. para Argentina; Izquierdo et.al. 2013 para Centroamérica y IMF, 2013 a nivel mundial) y a las empresas intensivas en capital en los países ricos. La evidencia que se está acumulando (ODI, 2013) apunta a mostrar que los subsidios a la energía retardan el crecimiento y el empleo al tiempo que son regresivos, apartando al mundo del sendero de crecimiento con descarbonización que la sostenibilidad del planeta requiere.

Pero el gobierno argentino tiene una teoría aparte sobre el rol de los subsidios a la energía, que va a contramano de lo que vino ocurriendo en el mundo en la última década. Sigue leyendo

Instituciones económicas en la Argentina ¿Y ahora qué? (Parte 2 de 2)

Por Fernando Navajas*

populismEstas notas reflexionan sobre tres aspectos del caso Argentino reciente. En la primera parte se describió un ciclo de disenso y consenso en cuanto a la importancia de las instituciones en la Argentina. Esta segunda parte se sitúa en el plano de la lectura del proceso experimentado en los últimos 10 años, como una experiencia populista. Finalmente se hace una breve reflexión sobre el legado que este proceso le va a dejar al país y el riesgo de que aún superado este ciclo caigamos en un equilibrio o trampa de baja calidad institucional. Sigue leyendo

Instituciones económicas en la Argentina ¿Y ahora qué? (Parte 1 de 2)

Por Fernando Navajas*

consensoHace 20 años la Universidad de San Andrés agasajaba a una de sus primeras promociones trayendo como disertante destacado al profesor Douglas North, quien por ese entonces recibía el Premio Nobel de Economía por su trabajo en el área de las instituciones y su rol en el desempeño económico. Dos décadas más tarde el IAE de la Universidad Austral acaba de ser el anfitrión de la visita al país del profesor Daron Acemoglu, quien es en la actualidad tal vez el economista más famoso en el campo de economía e instituciones, por volcar las enseñanzas de su vasto material de investigación en un libro de divulgación general (Acemoglu y Robinson, 2012). Pero Acemoglu llega 20 años después en un momento muy diferente. El país viene de transitar una década en donde pasamos del descrédito o relativización de la relevancia de las instituciones económicas (entendidas como un esquema básico de reglas de funcionamiento económico) a un franco deterioro institucional que, en lo económico, tiene ejemplos sobresalientes empezando por las estadísticas oficiales.

Estas notas reflexionan sobre tres aspectos del caso Argentino reciente. En la primera parte se describe un ciclo de disenso y consenso en cuanto a la importancia de las instituciones en los debates. Sigue leyendo

Dólar: atraso, cepo y burbuja inmobiliaria

Por Fernando Navajas*

En una nota reciente fechamos la entrada plena en un régimen de atraso cambiario a mediados de 2011, cuando la devaluación brasileña cerró un ciclo de relativa estabilidad en el tipo de cambio bilateral que se había mantenido desde mediados de 2009 gracias a que la apreciación nominal del real compensaba el diferencial de tasas de inflación entre los países. Para ponerlo en criollo: nuestra inflación salarial o de costos en dólares que llevaba a volvernos cada vez más caros en dólares era compensada porque no nos encarecíamos en relación con nuestro principal socio comercial.

La Argentina perdió la oportunidad el año pasado de mantener un tipo de cambio alineado con Brasil, porque no quiso o no supo cómo resolver el difícil dilema de acelerar la tasa de devaluación nominal y hacer caer la tasa de inflación al mismo tiempo. Sigue leyendo

En busca del régimen cambiario perdido

Por Fernando Navajas*

La determinación del tipo de cambio es una pieza clave en cualquier esquema de política económica y, algunos agregarían, de un esquema más amplio de desarrollo económico. Es una desgracia que cada diez años volvamos a repetirnos los mismos interrogantes, pero esto es lo que hay y aquí estamos. Es que la Argentina está hoy literalmente huérfana de un régimen cambiario sostenible, atravesando un proceso de apreciación importante respecto al principal socio comercial y queriendo resolver las cosas con cada vez más cepo o represión cambiaria, por más que a CFK no le guste la terminología. ¿Cuándo entramos en problemas? ¿Qué demoró o retardó su aparición? ¿Dónde estamos ahora? ¿Hacia dónde deberíamos ir? Si no tenemos las respuestas, por lo menos tengamos las preguntas. Sigue leyendo

Las preguntas relevantes del día después

Por Fernando Navajas*

Dejemos de lado por un momento el debate sobre el diagnóstico que usó el gobierno para exculpar a la política energética de los 2000 del pobre desempeño sectorial que desemboca en la expropiación de YPF (ver nota reciente en Navajas, 2012). Imaginemos el mejor de los escenarios posibles inmediatos a la decisión del gobierno de expropiar YPF. Consagración política, neutralización de las acciones “retaliatorias” del exterior, dilución en el tiempo de las demandas judiciales, expresión de interés de socios potenciales, intervención administrativa sin problemas y con resolución exitosa de cuellos de botella iniciales. Situados en el mejor de los escenarios posibles, igualmente se plantean algunas preguntas –tal vez las más importantes- para evaluar las consecuencias a mediano plazo de la operación. A saber: ¿Cómo se va a estabilizar o revertir la caída de la oferta de energía?, ¿Cuál va a ser la estructura de precios de la energía “nueva” y “vieja” a la que se va a apuntar para lograr dicha estabilización?, ¿Cómo se va a trasladar a la demanda la nueva estructura de precios?, ¿Qué rol va a cumplir YPF en el “acolchonamiento” de la suba de precios?, ¿Cómo se van a “gobernar” los contratos de energía nueva, con qué incentivos y qué mecanismos de captura de renta? Finalmente, pero para nada lo menos importante, ¿Cuál va a ser el equipo, el contrato y los incentivos gerenciales que van a gobernar a YPF? Estas preguntas abren para mí casi una agenda de investigación, más que un cúmulo de interrogantes. Lo que sigue es una elaboración parcial y provisoria, en el espíritu de “Colectivo Económico”. Sigue leyendo

La anestesia a la competencia

Por Fernando Navajas*

Un viejo amigo y respetado economista me ha venido repitiendo en los últimos años que en la Argentina es en vano esforzarse por racionalizar las decisiones de política económica bajo el prisma del análisis económico. Y que todo el esfuerzo que ponemos muchos economistas en “explicar” muchas decisiones que toma el gobierno está severamente contaminado por nuestra creencia ingenua de que quien toma esas decisiones mira o reacciona a relaciones causa-efecto que para nosotros son las relevantes. En este proceso no solamente estamos equivocados sino que además hacemos el servicio gratuito e innecesario de embellecer con análisis y teoría las acciones de un gobierno que es mucho más elemental de lo que creemos. En cambio, su visión de la toma de decisiones en el gobierno es muy básica: esta se realiza con una visión muy limitada relacionada con resolver problemas administrativos que impactan sobre determinadas preocupaciones políticas de muy corto plazo. En este escenario, vale mucho más la información de los detalles del quién y el cómo, que cualquier análisis económico basado en principios generales. Sigue leyendo