Archivo de la categoría: Katz

Perspectivas de los sistemas de pago

Por Daniel Heymann* y Sebastián Katz**

bitcoinLos agentes,  instrumentos y mecanismos que intervienen en la realización de transacciones cotidianas  han ido variando considerablemente a lo largo del tiempo, de acuerdo a la evolución de las prácticas, tecnologías e instituciones que determinan costumbres y mecanismos de pago. La organización de los esquemas de intercambio, y de los sistemas financieros en general se ha convertido en tema saliente de discusión contemporánea. Estas notas presentan un breve análisis de la cuestión, centrado sobre los procedimientos para procesar pagos.
Sigue leyendo

Anuncios

Una modesta proposición a favor de una moratoria “neoliberal”

Por Sebastián Katz y Andrés López*

hayekHace poco uno de los autores de esta nota fue advertido por la madre de un ingresante a uno de los colegios de la UBA acerca de que en el Manual de Geografía utilizado  en el curso de ingreso a dichos colegios se empleaba el término “neoliberal” para referirse, en un párrafo, a algunos aspectos de las políticas aplicadas en el país en los años ’90. Si bien la verdad es que este hallazgo  no resulta para nada sorprendente, surge de todos modos la pregunta: ¿qué significa para un niño de 12 años esa categoría? Porque los niños de esa edad ni siquiera saben qué es el liberalismo. Y sin embargo, gente que supuestamente conoce de pedagogía no titubea en enchufarles la palabreja, seguramente convencidos de que en sí misma representa o condensa un conjunto de significados evidentemente malignos, que ni siquiera hace falta tomarse el trabajo de explicar[1].

Es que, a fuerza de machacar, “neoliberal” se ha convertido en un mote descalificatorio per se, que exime a quien utiliza la invectiva de toda explicación. En ese proceso el “neoliberalismo” ha pasado a ser responsable prácticamente de todas las desgracias humanas y sociales de los últimos 20 años. Al punto que, en esa mirada, el enfoque “neoliberal” parece haber determinado la configuración entera de las sociedades modernas; en efecto, si los lectores se toman un minuto para  googlear van a encontrar que la noción de neoliberalismo aparece estrafalariamente asociada a términos tales como “arquitectura”, “sexo”, “futbol”, “SIDA”, “obesidad”, “fitness”, “rock”, “prostitución”, “tenis”, “cocina”, “odontología” o “cerveza” (además, por supuesto, de otros obvios como salud, educación, vivienda, medio ambiente, etc.). Sigue leyendo

Instituciones, desempeño económico y regímenes de política (Parte 2 de 2)

Por Sebastián Katz* y Guillermo Rozenwurcel**

[Ver Parte 1]

contraste2

Una Taxonomía Posible

No hay dudas de que los recursos naturales presentan características peculiares que los distinguen. Pero así como hay países que sufren su abundancia como “maldición”, el hecho de que para otros represente una “bendición” pone de manifiesto que el problema no son esas peculiaridades sino la forma en que cada sociedad consigue organizar la explotación de esos recursos.

En efecto, así como las situaciones de escasez generan dificultades, los episodios de abundancia (sean producto del descubrimiento de nuevos recursos o de shocks favorables en los términos de intercambio) no son menos problemáticos. Los desafíos son básicamente de dos tipos: productivos e institucionales. Sigue leyendo

Instituciones, desempeño económico y regímenes de política (Parte 1 de 2)

Por Sebastián Katz* y Guillermo Rozenwurcel**

contrasteHace pocas semanas visitó nuestro país Daron Acemoglu -co-autor (con James Robinson) del muy difundido libro Why Nations Fail y actualmente uno de los principales exponentes de la corriente que enfatiza la importancia de las instituciones en el desempeño económico (denominada a veces “neoinstitucionalista”). Varios miembros de Colectivo Económico, junto con un importante número de investigadores y académicos de diversa procedencia, tuvimos la oportunidad de compartir con él una jornada de reflexión y análisis sobre sus propias contribuciones y sus potenciales implicancias para entender el desempeño pasado y presente de nuestra economía.

Resulta difícil resumir en unas pocas páginas la riqueza y calidad de las intervenciones e intercambios que allí se produjeron. Por suerte, los materiales presentados en ese seminario (denominado “Instituciones y Desarrollo Sostenible”) serán reunidos en un volumen de próxima aparición que editarán los organizadores del evento (el IAE de la Universidad Austral, el Centro iDeAS de la UnSAM, UdeSA, el CIPPEC y Fiel)[1].

Estas breves reflexiones, menos ambiciosas aunque tal vez polémicas, pretenden analizar críticamente el modo en que Acemoglu y sus colaboradores visualizan la interacción entre instituciones y desempeño económico. Sigue leyendo

¿Que leemos?: Cómo digerir los excesos

Por Sebastián Katz*

A propósito de un artículo reciente de Reinhart y Sbrancia.

Después de ciertas fiestas lo desagradable es la resaca. Ese conocimiento de sentido común se alimenta tanto de experiencias individuales (algunas seguramente poco confesables) como colectivas. Así lo atestiguan, por caso, las andanzas –y el terrible final- del legendario Gatsby o, en un plano diferente, la Gran Depresión que siguió a esos Años Locos. No son, por cierto, los únicos ejemplos, como bien sabemos por estos parajes. En las últimas semanas, la enseñanza se recuerda con intensidad en varios nodos críticos de la aldea financiera global.

Uno de los rasgos característicos de los episodios macroeconómicos de sobre-endeudamiento es la toma, por parte de un número significativo de agentes, de compromisos financieros que -en algún punto- se revelan de muy difícil cumplimiento. La crisis en sí es la manifestación de una incoherencia: la que media entre las percepciones de riqueza implícitas en los contratos de deuda y la nueva evaluación de las “verdaderas” posibilidades de producción de la economía (véase Heymann (2011)).

Sigue leyendo

La macro de América Latina o de cómo administrar la “bonanza”

Por Eduardo Corso y Sebastián Katz

En la primera década del nuevo siglo la dinámica de funcionamiento macroeconómico de nuestra región experimentó un cambio notorio. Típicamente propensas a generar episodios de gran volatilidad que afectaron negativamente su desempeño de largo plazo, las economías de la región parecieran haber recuperado durante el reciente decenio una trayectoria de crecimiento apreciable en un entorno de relativa estabilidad (véase cuadro 1). Quizás por primera vez en mucho tiempo, las autoridades estuvieron en condiciones de desplegar herramientas de política contracíclica y sobrellevar sin sobresaltos mayúsculos un evento disruptivo de gran envergadura como la reciente crisis financiera global. Luego del episodio, en la mayoría de los países, la actividad se ha recuperado a un ritmo vertiginoso. Pese a cierto escepticismo de algunos observadores en la fase de auge previa la crisis (BID, 2008), podría afirmarse que la región superó exitosamente un test exigente. Sigue leyendo

¿Qué leemos?: Fault Lines | Raghuram Rajan

Fallas geológicas por Sebastián Katz

Rajan

Fenómenos complejos aborrecen las explicaciones simples o los reduccionismos. Este principio, válido en general, parece particularmente atinado cuando de discutir la genealogía de la reciente crisis financiera global se trata. De manera prácticamente inadvertida por la mayor parte de la profesión, la economía global asistió a su mayor crisis desde la década del treinta -justamente en una etapa en la que el consenso predominante pretendía indicar que, si no estábamos exentos de la ocurrencia de accidentes, al menos teníamos en los progresos de la gestión macroeconómica y en la creciente sofisticación de las finanzas las herramientas necesarias para lidiar casi con cualquier perturbación, por grande que ésta fuese. Pese a ello -y quizás en parte por la autocomplacencia que esa misma percepción tendió a generar- la disrupción financiera amenazó provocar el colapso del edificio económico global. Evitar ese desenlace demandó la mayor intervención coordinada de políticas que recuerde la humanidad.

Desentrañar las causas de tan peculiar y dramático evento –distinguiendo lo que el mismo tuvo de mero accidente, de errores de política o de desarrollo endógeno a la dinámica del sistema- está lejos de ser una tarea sencilla. Sigue leyendo