Archivo de la categoría: Dujovne

Por la herencia, la economía sólo puede aspirar a crecer modestamente

Por Nicolás Dujovne *

casa_rosadaSeis meses después de iniciada su gestión, la administración Macri dio a conocer “El estado del Estado“, una publicación en la que se resume la situación del Estado argentino mediante un conjunto de datos duros, descripciones y anécdotas que exhiben el descontrol kirchnerista en el manejo de la cosa pública durante la última década. La tentación de la lectura del documento es enfocarse en las anécdotas: de hecho, si la publicación se hubiera demorado dos semanas, la principal de ellas hubiera sido la del señor López y sus valijas en el convento. Sin embargo, más allá de la mezcla de farsa y tragedia que fue la gestión de la cosa pública durante el kirchnerismo, la publicación nos ofrece una pintura global preocupante sobre el Estado y el futuro de mediano plazo que deberemos recorrer los argentinos en los próximos años.

Al recorrer los diferentes problemas relevados encontramos factores transversales a toda la administración pública. Sigue leyendo

Altas chances de éxito, si logra ganar la batalla contra la inflación

Por Nicolás Dujovne *

batalla_inflaEn sólo siete días, la gestión del Presidente Macri abolió la mayor parte de los controles de capitales que conocimos con el nombre de cepo cambiario y que condenaron a la Argentina a cuatro años de estancamiento de la actividad y el empleo, a un aumento en la inflación y a la evaporación de las reservas del Banco Central. Según anunció el ministro Prat-Gay ayer, a partir de hoy el sector privado podrá comprar dólares para importar, pagar deudas, viajar o simplemente, porque desea hacerlo, respetando en este último caso el límite de dos millones de dólares por mes que regía hasta 2011.

Los únicos ítems que aún serán tratados de forma diferencial serán el stock de atrasos en los pagos de importaciones y utilidades, donde las empresas podrán optar por comprar un bono del Gobierno o mediante un cronograma temporal de acceso al mercado de cambios.

Las medidas anunciadas ayer plantean una salida del cepo mucho más rápida que la que consideraban viable tanto los técnicos del sciolismo como la mayor parte de los economistas profesionales de la Argentina, y por lo tanto, de ser exitosas, implicarán una enorme victoria política para la actual gestión. Sigue leyendo

Una macro desordenada, un consumidor volátil

Por Nicolás Dujovne *

laberintoCristina Kirchner le entregará el 10 de diciembre a su sucesor una economía que tendrá exactamente el mismo tamaño que tenía el 10 de diciembre de 2011 cuando inició su actual mandato. Los salarios reales, es decir, los ingresos ajustados por inflación, también serán los mismos que los que regían cuando la Presidente inició su segunda gestión. Que la economía no haya crecido nada en cuatro años nos deja muy mal parados en la comparación regional: en estos cuatro años, Perú y Bolivia crecieron al 5%; Chile y Ecuador, al 4%; Uruguay, al 3%, y hasta Brasil creció a un ritmo superior al de Argentina, al 1%. Pero aun cuando evitemos mirar para afuera para no ver que el mundo no se vino abajo, igual debemos tomar nota de que una economía que no crece en cuatro años se achica en términos de su ingreso por habitante. La población en la Argentina crece a un ritmo de 1,2% por año. Cuatro años sin crecer nos hace 5% más pobres.

A lo largo de estos cuatro años de estancamiento el consumo tuvo alzas y bajas, pero no un crecimiento sostenido. Sigue leyendo

Dos formas de decir adiós

Por Nicolás Dujovne *

goodbyeLa Argentina terminará en diciembre de 2015 el ciclo populista más largo de su historia. El anterior, transcurrido entre los años 1940 y 1949 culminó de una manera similar al actual: la situación fiscal se deterioró, se aceleró la inflación, el deterioro del balance de pagos produjo el agotamiento de las reservas internacionales del Banco Central y coincidentemente en ambos casos, los precios agrícolas comenzaron a caer. Pero a diferencia de aquella experiencia histórica, el fin del actual ciclo económico coincide con la culminación de un ciclo político: los caudillos no dejan sucesores. Sin reelección y sin sucesor, la Presidente pretende dejar el Gobierno con sus banderas en alto, es decir, manteniendo vivas las causas de la actual crisis económica: el déficit fiscal financiado con emisión, las tasas de interés reales negativas, el cepo, el enorme peso del Estado en todos los rubros de la economía. Sin embargo, el objetivo de mantener el statu quo hasta el final presenta una dificultad: los dólares no alcanzan. Por lo tanto, llegar al 2015 manteniendo los principales rasgos del esquema económico implica elegir entre no más de dos caminos alternativos: o se generan dólares comerciales devaluando y generando una recesión o se obtienen divisas emitiendo deuda. Sigue leyendo