Precios Cuidados y la “Táctica del Fiambre”

Por Guillermo Sabbioni*

salamiEn la Teoría de los Juegos, se designa con el término “salami tactics” a la estrategia consistente en dividir un gran objetivo en muchos objetivos más pequeños, lo cual resulta particularmente útil ante la amenaza de un rival. La analogía del nombre con la manera de consumir un fiambre es evidente: independientemente del tamaño, terminar con un fiambre implica cortar, sucesiva y lentamente, un gran número de fetas. Si bien los orígenes del nombre de esta estrategia parecen remontarse a los conflictos políticos en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, su aplicación a la Teoría de los Juegos es sugerida por Thomas Schelling, ganador en 2005 del premio Nobel en Economía.[1] Según este autor, la mejor manera de comprender cómo se utilizan exitosamente las salami tactics es observar el comportamiento de nuestros hijos—en la playa, por ejemplo.[2]

Si le prohibimos a nuestro hijo que se meta al mar con el agua superando su rodilla, es probable que al principio nos obedezca. Sin embargo, al cabo de algunos minutos nuestro hijo quizás se introduzca un poco más, con el agua superando su rodilla de manera imperceptible. De todos modos, al ser tan leve la diferencia, seguramente consideraremos que nuestro hijo no está desobedeciéndonos, con lo cual no pensaremos que corresponde sancionarlo. Viendo cuál fue nuestra reacción, luego de algunos minutos más nuestro hijo caminará otro poco en dirección a lo profundo, superando el nivel de la rodilla en unos pocos centímetros. Nuevamente, al no tratarse de una flagrante desobediencia, es posible que no corresponda sanción alguna, y nuestro hijo habrá conseguido un poco más de profundidad en el agua.

Al cabo de un tiempo, la estrategia de nuestro hijo posiblemente tenga éxito. Poco a poco habrá logrado introducirse en el mar, y cuando queremos acordar está disfrutando y zambulléndose con el agua hasta la cintura. Las sucesivas acciones de nuestro hijo, cada una en sí misma, no fueron lo suficientemente importantes como para considerar que la regla había sido violada. Un gran objetivo fue dividido en muchos objetivos más pequeños, y al darnos cuenta de lo sucedido ya era demasiado tarde. Lo más sorprendente es que mientras nuestro hijo se acercaba a su meta, simulaba cooperación y adhesión a la regla.

La misma Táctica del Fiambre que utiliza nuestro hijo en la playa es utilizada por los supermercados en el marco del programa de Precios Cuidados. Si dijeran abiertamente que no van a cooperar, su estrategia conduciría inmediatamente al conflicto. Por lo tanto, en teoría adhieren a dicho acuerdo. Esto atenúa el nivel de tensión entre las partes, y al principio todo parece marchar en dirección al cumplimiento. Al igual que nuestro hijo en la playa, los supermercados manifiestan conformidad con la regla establecida, con lo cual pareciera innecesario aplicar sanción alguna.

Sin embargo, al mismo tiempo que simulan cooperar, los supermercados y los fabricantes de los productos se embarcarán lentamente en incumplimientos parciales y pequeños. En el contexto del gran programa de Precios Cuidados, estas pequeñas violaciones no son lo suficientemente flagrantes como para gatillar una sanción. En consecuencia, comienzan a aparecer los faltantes y/o la falta de exhibición, sólo en algunos productos. Si ante esos pequeños incumplimientos el supermercado recibe un llamado de atención, es posible que sean corregidos en forma inmediata, de la misma manera que nuestro hijo detendrá su marcha hacia lo profundo si le advertimos que está al límite del offside.

Lamentablemente, y a pesar del enorme esfuerzo que implica vigilar el cumplimiento de los Precios Cuidados, ante la menor distracción ya será demasiado tarde. Como nos enseña nuestro hijo cada verano, eventualmente el agua le llegará a la cintura. La esencia misma del mecanismo asegura, más tarde o más temprano, su fracaso. El lento desgaste que resulta de la aplicación de esta estrategia conduce eventualmente al gran objetivo final. Y lo más curioso es que esto sucederá en la propia cara del jugador que instaló la amenaza.[3]

Como dato adicional, debemos hacer notar que la autoridad de un padre ante un hijo pequeño es, en la mayoría de los casos, incuestionable. En general, el hijo de poca edad reconoce en su padre una autoridad superior, con lo cual la capacidad paterna de aplicar sanciones suele no debatirse. Y aún en ese caso, el ejemplo de la playa nos muestra lo difícil que al padre le resulta luchar contra la utilización de las salami tactics por parte de su hijo. En otras palabras, dicha estrategia tiene una alta probabilidad de éxito cuanto menor es el grado de autoridad del padre. En consecuencia, si las posibles sanciones por no cumplir con los Precios Cuidados no tienen un sólido soporte legal,[4] no es difícil imaginar el grado de éxito que en el largo plazo puede tener dicho programa.[5]

En resumen, si la historia económica no constituye evidencia suficiente para predecir el éxito que puede esperarse de un control o acuerdo de precios, quizás sería bueno repasar lo que nos enseña la Teoría de los Juegos, y la Táctica del Fiambre en particular.


* Profesor de Teoría de los Juegos y Microeconomía en Universidad Católica Argentina. Doctor en Economía por University of Florida.

[1] Compartido con Robert Aumann.

[2] Ver Dixit and Nalebuff, The Art of Strategy, W. W. Norton & Company (2008), p. 224, citando a Thomas Schelling, Arms and Influence, Yale University Press (1966), pp. 66-67.

[3] Como bien explica la literatura, el éxito de las salami tactics está asegurado cuando no existe una fecha límite para el cumplimiento de la norma; ver por ejemplo Dixit and Skeath, Games of Strategy, Second Edition, W. W. Norton & Company (2004), p. 339.

[4] En cuanto a la dudosa legalidad del programa de Precios Cuidados, debido a que podría tratarse de un acuerdo colusorio, ver: http://www.bastiondigital.com/notas/el-acuerdo-de-precios-es-ilegal

[5] En cuanto al éxito del programa de Precios Cuidados en términos de instalar “valores de referencia”, ver:  http://econserialcronico.blogspot.com.ar/2014/06/coca-blue.html.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s