Reseña de Gary Stanley Becker, 1930 – 2014

Por Juan Carlos de Pablo *

Gary-Becker (1)Nació en Pottsville, Pensilvania, Estados Unidos, “pero me crié en Brooklyn” (Becker, en Breit y Hirsch, 2004). “Mi papá era un pequeño comerciante” (Becker, 1992). Se casó 2 veces.

Estudió economía y sociología en las universidades de Princeton y Chicago. “Fui un buen estudiante, pero hasta los 16 años me interesaba más el deporte que las actividades intelectuales… En Princeton, accidentalmente, tomé un curso de economía. Me interesó que los problemas de la organización de la sociedad se pudieran analizar con rigor matemático. Perdí interés en la economía en el último año del college, pero lo recuperé cuando en Chicago asistí a un curso dictado por Milton Friedman. En Chicago tuve que aprender otra vez de qué se trataba la economía” (Becker, 1992). “Friedman fue quien más influyó en mi desarrollo como economista. Sus clases eran diferentes” (Becker, en Breit y Hirsch, 2004). “`Fue el mejor alumno que tuve en toda mi carrera´, afirmó Jacob Viner” (Fucks, 1994). “No estaba muy convencido, pero encaré estudios de graduado. Adlai Stevenson definió a los estudiantes de posgrado como aquellos que todavía no se enteraron que la fiesta terminó” (Becker, en Breit y Hirsch, 2004).

Enseñó en las universidades de Columbia y Chicago. “Durante 12 años dividí mi tiempo entre Columbia y el National Bureau of Economic Research, que en aquel tiempo funcionaba en Manhattan. Abandoné Columbia en 1968, impulsado por las protestas estudiantiles” (Becker, 1992). En Chicago “a partir de 1983 también aceptó un nombramiento en el departamento de sociología, desarrollando una intensa interacción con James Coleman” (Landes, 1998).

A partir de 1985 escribió una columna mensual en Business week. “Me costó mucho aprender a escribir una columna popular, particularmente redactar de manera sintética” (Becker, en Breit y Hirsch, 2004). “Su segunda esposa lo persuadió para que la escribiera” (Hershey, 2014). También escribía en un blog, que compartía con el juez Richard Allen Posner, del cual surgió Sentido nada común: ideas económicas, del casamiento al terrorismo.

Ganó la medalla John Bates Clark, y presidió la Asociación Americana de Economía.

“Desde fines de la década de 1980 era un candidato firme al premio Nobel en economía” (Becker, en Breit y Hirsch, 2004). “Cuando en 1992 se lo otorgaron, hacía tiempo que lo merecía” (Barro, 2002). Según el Comité Nobel, lo recibió “por haber extendido la aplicación del análisis microeconómico a múltiples aspectos del comportamiento humano y su interacción, incluyendo al comportamiento que se desarrolla fuera de los mercados. Específicamente contribuyó al análisis del capital humano, el comportamiento de la familia (incluyendo el uso del tiempo), el crimen y la discriminación”. “El otorgamiento del premio generó algunas protestas en Suecia” (Becker, en Breit y Hirsch, 2004).

En 2007 el presidente George W. Bush le otorgó la Medalla de la Libertad.

Cuando cumplió 65 años Michael A. Walker organizó un simposio en su honor, cuyos trabajos principales fueron publicados en el Journal of political economy, 107, 6, parte 2, diciembre de 1999.“Merece destacarse el fuerte apego que tenía al trabajo. Laboraba los 7 días de la semana, de forma intensa. Sherwin Rosen solía decir que en el caso de Becker había que reemplazar el típico gráfico laboral, en uno de cuyos ejes se mide el ocio y en el otro el trabajo, por otro en cuyos 2 ejes se mide el trabajo. Presentamos el trabajo que publicamos en 2007, delante de médicos. Becker respondió en forma amable y gentil a cada una de las críticas, algunas de las cuales fueron formuladas a los gritos. Ese era su estilo, era un verdadero caballero” (Elías).

“Para él el análisis económico nunca fue un `juego´, entendido como oportunidad para mostrar lo listo que es uno, o lo superior que es con respecto a los colegas” (Fucks, 1994). “Se necesita que los analistas arbitren entre los costados teórico y empírico de las cuestiones. Cuando esto no ocurre, el campo de estudio se vuelve estéril” (Becker, en Clement, 2002). “Es enormemente erudito, mentalmente rápido y tiene enorme energía para participar en los seminarios” (Mulligan 2008). “Tiene un gran sentido del humor” (Fucks, 1994).

 

¿Por qué los economistas nos acordamos de Becker? Porque es una de las mentes más originales e influyentes, dentro del análisis económico moderno (Blaug, 1985; Rosen, 1993; Fucks, 1994; Pressman, 1999; Elías, 2011 y Milei, 2014). “`Según George Joseph Stigler, `puede quedar en la historia como el principal arquitecto de la verdadera ciencia de la sociedad´” (Hershey, 2014). “Según le escuché a Manuel Luis Cordomí, un argentino que estudió en Chicago, Becker no es un economista original porque todas sus ideas están contenidas en El sentido común de la economía política, escrito por Philip Henry Wicksteed. En mi opinión Cordomí exagera, porque Wicksteed habrá plantado la semilla, pero Gary la desarrolló” (Barro, 2002).

Convencional en cuestiones como el vestir, “es uno de los grandes tomadores de riesgos, dentro de las ciencias sociales. De manera sistemática se dedicó a analizar cuestiones que estaban fuera de la corriente principal. En prácticamente todas las instancias sus trabajos fueron mirados con escepticismo y muchas veces con desdén… Una interesante nota a pie de página para la historia de la ciencia es la frecuencia con la cual influyó sobre economistas más jóvenes que él, los cuales no estaban atrapados por ideas recibidas, modos de pensamiento o prejuicios” (Rosen, 1993). “Una nota distintiva de sus análisis es su carácter innovador” (Sandmo, 1993). “Su genio consiste en advertir que la vida diaria inspira el análisis empírico” (Landes, 1998).

“Durante mucho tiempo mis trabajos fueron ignorados y fuertemente criticados por parte de los principales economistas” (Becker, 1992). “Algunos críticos lo ven como un imperialista económico” (Barro, 2002). “Durante muchos años Chicago fue la única universidad interesada en lo que yo hacía” (Becker, en Breit y Hirsch, 2004). “Durante muchos años fue considerado un extraño, tanto en el establishment del este como en del oeste… Algunos de sus trabajos fueron criticados por resultar demasiado obvios, o agregarle muy poco valor a modelos no económicos o interpretaciones de sentido común” (Mulligan 2008). “Fue resistido por los economistas neoclásicos que consideraron que aplicó el herramental al análisis de las cuestiones incorrectas, y también por quienes consideran al enfoque neoclásico una pobre representación de la naturaleza humana” (Teixeira, 2010).

Es autor de Economía de la discriminación (tesis doctoral), publicado en 1957; Capital humano, publicado en 1964; Teoría económica, que viera la luz en 1971; El comportamiento humano según el enfoque económico, publicado en 1976, Un tratado sobre la familia, publicado en 1981; Contabilizando los gustos, publicado en 1996; La economía de la vida, también publicado en 1996; y Economía social: comportamiento del mercado en un contexto social, con K. M. Murphy. Además de “Irrational behavior and economic theory”, Journal of political economy, 70, 1, febrero de 1962; “Crime and punishment: an economic approach”, Journal of political economy, 76, 1968; “A theory of social interactions”, Journal of political economy, 82, 1974; “A theory of competition among pressure groups for political pressure”, Quarterly journal of economics, 98, 3, agosto de 1983; “Family economics and macroeconomic behavior”, American economic review, 78, 1, marzo de 1988; -con J. J. Elías-: “Introducing incentives in the market for live and cadaveric organ donations”, Journal of economic perspectives, 21, 3, verano de 2007; y -con K. Murphy-: “A theory of rational addiction”, Journal of political economy, 96, 1988.

Enfoque económico. “El que propongo es un método de análisis, no un supuesto sobre motivaciones particulares. La idea es que las personas maximizan su bienestar según lo perciben, de manera egoísta, altruista, leal, malévola o masoquista… El modelo de decisión racional plantea la base más prometedora para generar un enfoque unificado, para analizar el mundo social por parte de académicos que cultivan diferentes ciencias sociales… William Blake dijo que nunca se sabe lo que es suficiente hasta que no se ha visto lo que es más que suficiente. Probablemente a veces asumí demasiada racionalidad, pero reaccionando contra aquellos que no asumen suficiente racionalidad” (Becker, 1993). “¿Sobreestima la importancia de la racionalidad? Probablemente” (Fucks, 1994).

Discriminación. “En economía de la discriminación estaba muy adelantado a su tiempo” (Rosen, 1993). “Mi enfoque referido a la discriminación mira cuánto se está dispuesto a pagar, en términos de pérdida de ingresos, por hacerle caso a un prejuicio… Cuando en Harvard presenté algunos de mis trabajos, me preguntaron qué estaba analizando. Contesté que discriminación racial. `Yo pensé que usted era un economista neoclásico’, me respondieron. `Lo soy’, dije, pero no los pude convencer que mi enfoque forma parte legítima del análisis económico” (Becker, en Breit y Hirsch, 2004). “`Cada vez que discrimino, por ejemplo, cada vez que no contrato a una persona de color, cuando es igualmente productiva y cobra menos por su trabajo, pierdo´, declaró en 1993” (Hershey, 2014). “Su contribución más importante a la teoría de la discriminación es que, como la protección con respecto al libre comercio, deteriora el bienestar de ambas partes” (Sandmo, 1993).

Capital humano. No creó este campo de estudió pero lo sistematizó. “El análisis de capital humano ubica a las personas en el centro del análisis, no a las fábricas, las máquinas u otros objetos inanimados” (Becker, en Breit y Hirsch, 2004). “Capital humano tiene hoy tanta aceptación que resulta difícil imaginar la hostilidad que recibió cuando fue planteado, durante las décadas de 1950 y 1960” (Becker, 1993).

Economía de la familia, del consumo y del tiempo. “La restricción más fundamental es la del tiempo limitado… Un tratado sobre la familia fue la obra que más me costó escribir” (Becker, 1993). “Para Becker la economía del hogar es como la de una `pequeña fábrica´… Planteó el `teorema del niño podrido´, para entender el altruismo dentro de la familia” (Sandmo, 1993). “El concepto de ingreso integral convierte en ingreso el tiempo no dedicado a maximizar los ingresos. Siempre le pareció un enigma por qué la gente juega golf (él juega tenis)” (Mulligan 2008). “En la nueva teoría del consumidor propuso ajustar el comportamiento de los consumidores, prestándole atención a la importancia creciente del tiempo no dedicado al trabajo… En la formación de los hábitos y las costumbres enfatizó el rol específico del conocimiento y el entrenamiento [por ejemplo, mejorar la apreciación musical asistiendo a conciertos]” (Teixeira, 2010).

Crimen y castigo. “Comencé a pensar en el crimen y el castigo cuando cierto día de la década de 1960, estaba llegando tarde a la universidad Columbia, para tomar un examen oral. Tuve que decidir a gran velocidad si estacionar en un lugar permitido, que quedaba lejos, o dejarlo en la calle y arriesgar que me multaran. Calculé la probabilidad de que me hicieran la boleta y su costo, versus el costo de estacionar apropiadamente, y me arriesgué (tuve suerte)” (Becker, 1993). “En Becker (1968) sugirió analizar el crimen como una ocupación, con sus costos y sus beneficios” (Blaug, 1985). “Jugó un rol importante en el desarrollo de `ley y economía´… De todas sus monografías, la dedicada al crimen y al castigo fue la que tuvo más impacto” (Landes, 1998).

Otros. “La economía experimental plantea excelentes sugerencias, pero la teoría económica no se refiere a cómo los seres humanos actúan en el plano experimental, sino cómo actúan en los mercados. Y éstas son cosas diferentes… Los mercados son más `racionales´ que los individuos, porque asignan las personas a las ocupaciones y a las profesiones. Esto no siempre es apreciado por la economía del comportamiento” (Becker, en Clement, 2002).

. . .

“Podrán pasar por lo menos otros 100 años antes de que la profesión vea otro hombre de hierro como Gary” (Mulligan 2008). ¿De cuántos de los economistas que hoy viven podemos decir lo mismo, o algo parecido?

Referencias

Barro, R. J. (2002): Nothing is sacred, The mit press.

Beaud, M. y Dostaler, G. (1995): “Becker, Gary S.”, Economic thought since Keynes, Routlegde.

Becker, G. S. (1992): “Autobiografía”, Nobel foundation.

Becker, G. S. (1993): “The economic way of looking at behavior”, Journal of political economy, 101, 3, junio.

Blaug, M. (1985): Great economists since Keynes, Cambridge University Press.

Blaug, M. (1999): Who´s who in economics, Edward Elgar.

Breit, W. y Hirsch, B. T. (2004): “Entrevista”, Lives of the laureates, The Mit Press.

Clement, D. (2002): “Interview with Gary Becker”, The region, junio.

Elías, J. (2011): “los 80 años de un economista distinto”, Revista CEMA, mayo.

Fucks, V. R. (1994): “Nobel laureate Gary S. Becker: ideas about facts”, Journal of economic perspectives, 8, 2, privavera.

Hershey, R. D. (2014): “Gary Becker, 83, Nobel laureate, dies; applied economics to everyday life”, The New York times, 4 de mayo.

Landes, W. M. (1998): “Becker, Gary Stanley”, The new palgrave dictionary of economics and the law, Macmillan.

Milei, J. G. (2014): “En memoria de Gary Stanley Becker”, Infobae, 5 de mayo.

Mulligan, C. G. (2008): “Becker, Gary S.”, New palgrave dictionary of economics, Macmillan.

Pressman, S. (1999): Fifty major economists, Routledge.

Rosen, S. (1993): “Risks and rewards: Gary Becker´s contributions to economics”, Scandinavian journal of economics, 95, 1.

Sandmo, A. (1993): “Gary Becker´s contributions to economics”, Scandinavian journal of economics, 95, 1.

Teixeira, P. N. (2010): “Gary S. Becker”, en Emmett, R. B.: The Elgar companion to the Chicago school of economics, Edward elgar.


* Agradezco los valiosos comentarios de Julio Jorge Elías y Javier Gerardo Milei, a la versión preliminar. Publicado en CONTEXTO; Entrega N° 1.292; Mayo 12, 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s