Archivo diario: 16/04/2014

El tremendo desafío de la desigualdad

Por Juan J. Llach *

contraste-645x427El auge de los intercambios globales desde 1990 albergó tendencias socioeconómicas diversas, algunas promisorias, otras preocupantes. Por primera vez en medio milenio los niveles de vida de muchos países de África, América Latina y, sobre todo, Asia, empezaron a converger a los del mundo desarrollado. Es muy probable que esto continúe, pero las diferencias son todavía abismales y habrá que esperar la prueba del tiempo. En América Latina y Asia el nivel de vida es hoy sólo la cuarta parte del mundo desarrollado y el de África es un décimo. El crecimiento de los países emergentes entre 1990 y 2010 hizo disminuir el número de pobres por ingresos desde 1908 a 1215 millones y sus porcentajes sobre la población mundial de 43,1% a 20,6%. Estimaciones alternativas en base a indicadores más confiables que las encuestas, como la iluminación nocturna (Pinkovskiy y Sala i Martin), muestran caídas bastante mayores. También hubo mejoras en la escolarización, la nutrición, la mortalidad infantil y la esperanza de vida. Las diferencias de desempeño por países o regiones con enormes y mientras en Asia Pacífico las personas pobres disminuyeron de 926 a 115 millones y del 56,2% al 5,5% de la población en África Subsahariana los porcentajes cayeron sólo del 56,5% al 42,3%.

En contraste, la desigualdad en la distribución del ingreso (y de la riqueza) aumentó en muchos países, sobre todo en los desarrollados, aunque bajó en el mundo como un todo por el mayor y menos desigual crecimiento de los poblados países emergentes. Sigue leyendo