¿Para que incorporamos nuevos sectores a la escuela?

Por Guillermina Tiramonti *

testLa versión 2112 de las pruebas Pisa confirman las tendencias ya existentes en años anteriores: porcentajes muy altos de nuestros jóvenes después de 10 años de escolarización no han adquirido los saberes y habilidades básicas de la lecto- escritura, las matemáticas y la ciencia y que estos saberes y habilidades se distribuyen en relación directa al origen socio -cultural de los alumnos, cuanto mas abajo en la estructura social, mas bajos resultados en las pruebas. Habría que agregar que esta tendencia es mas pronunciada en nuestro país , que en otros países de la región

¿Qué interpretaciones se abren a partir de estos datos?

Interpretación 1- En los últimos 10 años el país ha realizado un esfuerzo muy importante de inclusión de nuevos grupos sociales en la escuela y estos sectores que están sometidos a condiciones muy extremas de carencia y desintegración social no tienen el mismo rendimiento que otros chicos provenientes de los sectores medio y altos ( los únicos que obtienen buenos resultados en las pruebas) que gozan de otras condiciones familiares y sociales. Este razonamiento bastante frecuente entre el mundo de la docencia y el progresismo populista . Coloca el problema fuera de la escuela, en los propios jóvenes cuya capacidad de aprendizaje esta sobre determinada por su origen social. Hay en este razonamiento un determinismo social cuasi. Darwinista.

Interpretación 2- los datos de la prueba demuestran que la argentina incorpora a sus escuelas chicos provenientes de sectores tradicionalmente marginados de este espacio, pero no es “capaz” de proveerles los saberes y habilidades que requiere el intercambio con el mundo contemporáneo El problema en este caso esta en el sistema y sus instituciones y no en los alumnos o en la clase social a la que estos pertenecen.

Diversas investigaciones han caracterizado como una escolarización de” baja intensidad ” a aquella que transitan los sectores populares.En ella confluyen niveles altos de ausentismo docente que se articula con trayectorias intermitentes de los alumnos, una practica pedagógica poco relevante y un hacer institucional centrado en la resolución de problemáticas cotidianas y poco atento a los aprendizajes de los alumnos.

¿Para que incorporamos los nuevos sectores a la escuela?¿Para tenerlos controlados dentro de un espacio institucional? ¿para disminuir la amenaza social que generan los jóvenes en la calle? ¿o porque tienen derecho a participar de la cultura y usufructuar sus beneficios? Si estamos por los derechos de los jóvenes habrá que avanzar en políticas destinadas a generar otras condiciones en las escuelas y regular las practicas que allí se suceden.


* Investigadora y docente de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales ( FLACSO) y la Facultad de Humanidades de la universidad Nacional de La Plata (UNLP). Nota publicada en el Diario Clarin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s