El retraso cambiario acentuará la soja-dependencia

Por Victor Beker *

El proyecto de presupuesto elevado por el Poder Ejecutivo al Congreso de la Nación contempla una proyección de la cotización del dólar para 2013 de $5,10 en promedio. Esto implica una devaluación anual de alrededor del 13%, o sea bastante inferior al ritmo de aumento de la mayoría de los componentes del costo de las empresas. Por tanto, se acentuará el retraso cambiario para la mayoría de las exportaciones manufactureras de origen industrial. Esto implica que se profundizará el rumbo iniciado en 2009, cuando se decidió empezar a utilizar el tipo de cambio como ancla para evitar un desborde inflacionario. Se optó así por apelar al mismo instrumento empleado en su momento por Martínez de Hoz con su tristemente célebre tablita o, en forma más drástica, por Cavallo en los noventa con el tipo de cambio fijo de la Convertibilidad. Sabemos cómo terminaron ambos experimentos.

Es un tema digno de investigación determinar por qué razón todos los regímenes que comienzan en Argentina impulsando un tipo de cambio alto terminan generando retraso cambiario. La ¨enfermedad holandesa¨ es uno de los enfoques teóricos que puede aportar a la respuesta.

Sin embargo, el retraso en el tipo de cambio no se refleja por ahora en la balanza comercial, la cual sigue arrojando guarismos positivos. Ello se debe, por un lado, a que el incremento en el precio de las commodities agropecuarias, en especial la soja, permite que estos productos sigan siendo rentables y, por el otro, a las restricciones cuantitativas a las importaciones que limitan su volumen. Pese a la sequía que afectó a la cosecha y las exportaciones de soja, el total de exportaciones de productos primarios más las manufacturas de origen agropecuario representaron un 57% del total exportado en enero-julio de 2012.

Es que el cultivo del supuesto ¨yuyo¨ tuvo una expansión vertiginosa en estos últimos 9 años. La superficie sembrada con soja que era de 12,6 millones de has en 2002, llegó a 18,9 millones de has en 2011. Millones de hectáreas cultivadas con trigo y maíz o dedicadas a la ganadería fueron transferidas a este cultivo. La política oficial de represión a los precios de aquellos productos generó este espectacular traspaso. Merced a ello, Argentina se convirtió en un país soja-dependiente. El complejo sojero por sí solo aporta unos 20.000 millones de dólares al año en exportaciones, un 25% del total. Entre las manufacturas industriales sólo se destaca el complejo automotriz, con un aporte de unos 10.000 millones de dólares.

Mientras se mantenga el ciclo alcista de los productos agropecuarios, el retraso cambiario no tendrá un efecto significativo sobre las exportaciones argentinas. Pero irá haciendo desaparecer a las exportaciones de origen industrial. El destino de la actividad industrial será prioritariamente el mercado interno, el cual será protegido por barreras cada vez más altas a las importaciones.

Lamentablemente, el sector agropecuario no es hoy un demandante significativo de mano de obra; la industria –condenada al mercado-internismo- tampoco lo será. Por tanto, este modelo soja-dependiente requiere de un Estado que se haga cargo de la creciente oferta laboral que no encuentra empleo en el sector privado. Se estima que ya hay unas 13 millones de personas cuyos ingresos dependen del Estado sea en forma de sueldos, jubilaciones, asignación universal por hijo, etc.

El modelo monoproductor exportador se asemeja al que estuvo vigente entre 1880 y 1930 si se reemplaza ganadería por soja y Gran Bretaña por China. Pero en aquel entonces el sector agropecuario era mano de obra intensivo; en cambio, actualmente no lo es. Por eso su complemento necesario es un Estado asistencial que se haga cargo del excedente de la fuerza de trabajo que no encuentra ocupación en el sector privado. Y este Estado requiere de crecientes recursos para hacer frente a su rol de garante del ingreso de última instancia para un sector cada vez mayor de la población. No es ni más ni menos lo que ocurre en muchas de las provincias argentinas donde una minoría trabaja en alguna actividad extractiva y el resto de la población depende del Estado. Sólo que ahora ese modelo se está trasladando al ámbito del país.

Una devaluación sólo agravaría las cosas al acelerar el ritmo inflacionario: la única forma de evitar que se profundice el deterioro del tipo de cambio real es a través de una sostenida disminución en el ritmo de aumento de los precios. Como hubiera dicho Bill Clinton: ¡es la inflación!

Referencias

Beker, V. A. y Escudé, G. (2008). Vida, pasión y muerte de la Convertibilidad Argentina. Estudios Económicos, vol. 25 nº.50 Bahía Blanca.

Corden, W. M. y Neary, J. P. (1982). “Booming Sector and de-Industrialization in a Small Open Economy”, The Economic Journal, 92, December.

Corden, W. M. (1984). “Booming Sector and Dutch Disease Economics: Survey and Consolidation,” Oxford Economic Papers, (Oxford University Press) 359-380.

Damill, M., Frenkel, R. y Maurizio, R. (2002). Argentina: una década de convertibilidad. ILO.

Frankel, j. (2010).The Natural Resource Curse: A Survey. Faculty Research Working Paper Series. Harvard Kennedy School.

Palma, J. G. (2005). Four Sources of ¨De-industrialization¨ and a New Concept of the Dutch Disease. Stanford University Press and World Bank. 


* Ex Director de Estadísticas de las Actividades Económicas del INDEC. Director del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano. Profesor Titular consulto de la UBA.

Anuncios

2 Respuestas a “El retraso cambiario acentuará la soja-dependencia

  1. Hola Victor. Interesante nota. Me surgen algunos comentarios. El primero es respecto a la capacidad de generar empleos de un sector no mencionado: el sector no transable (servicios). Me parece que en el análisis se hace enfasis en la dicotomia campo vs. industria (realocacion de factores/dotaciones entre dos prod. de bs. transables), pero en Argentina más de la mitad del valor agregado en el PIB corresponde a Servicios, y en términos de emplo intuyo que debe estar en un guarismo similar.
    Arriesgo que un tipo de cambio bajo favorecería al sector no transables y al emplo que genera tambien (ceteris paribus). Si bien su naturaleza es heterogénea, se me ocurre que en sectores tan diversos como Salud y Telecomunicaciones la posibilidad de contar con bienes de capital “baratos relativamente” expandiria su frontera de produccion. En un modelo básico donde los precios de los transables estan dados, un aumento de la riqueza(exogena) determina un aumento de demnada, que implicara el aumento de precios de los no transables, que entonces comenzarian a ser atractores de emplo y capital; eso a su vez implicaria más apreciacion real…y asi.
    Son hechos muy estilizados pero creo que la dinamica T/NT esta atras de los vaivenes seculares de Argentina, y que el scteor NT tiene ptencialidad de precipitar ciclos y empleos.
    Saludos cordiales.
    Nestor

    • Néstor:
      Creo que es un buen punto. En realidad, es lo que sucedió bajo la convertibilidad. Los precios relativos favorecieron el crecimiento del sector NT (www.economics-ejournal.org/economics/discussionpapers/2012-3). La diferencia es que en presencia de restricciones a las importaciones posiblemente no se cuente esta vez con los bienes de capital necesarios para el crecimiento de sectores como las telecomunicaciones, por ejemplo.
      Por otro lado, el efecto que ya se viene produciendo es que se van perdiendo exportaciones de servicios intensivas en recursos humanos, como los servicios de call centers al exterior.
      Por tanto, estoy de acuerdo con los signos de las derivadas pero creo que las magnitudes netas pueden no ser demasiado significativas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s