Por la industria argentina

Por Juan Jose Llach*

Apoyada en un marco externo favorable, la devaluación, la gran capacidad ociosa y la gradual recuperación del consumo interno la industria manufacturera alcanzó logros importantes en lo que va del siglo. La producción aumentó cerca de 8% anual, el doble de la década anterior, pero aportó sólo un 15% del crecimiento total del PIB. Las exportaciones de manufacturas de origen industrial en divisas también tuvieron buen desempeño al crecer 13.3% anual, algo más que el total exportado y algo menos que las manufacturas agroindustriales. Sumadas estas y aquellas exportaciones resulta que la industria argentina aporta ya cerca del 70% del total. El aumento en volumen físico, empero, no logró superar al de la década del noventa (9,6% anual). No fue tan brillante, en cambio, la creación de empleos manufactureros que, entre 2002 y 2011, no fue 1.300.000 como quiere el relato oficial sino entre 388.000 (EPH) y 547.000 (aportantes al sistema previsional), algo más de uno de cada diez nuevos empleos. Hay una polémica mundial acerca de si hay que preocuparse por la pérdida de importancia de la manufactura y el auge de los servicios en el empleo y en la producción, acentuado desde hace veinte años por tendencias naturales de la demanda interna y por el auge manufacturero de Asia, pero también porque las empresas industriales subcontratan cada vez más servicios con empresas de este sector, por lo que la “desindustrialización” es, en alguna medida, sólo aparente. Más allá de que este cambio estructural es en alguna medida inevitable soy de los que creen que no es indiferente tener industria o no tenerla, por su mayor capacidad exportadora, por su mayor demanda de profesionales y técnicos, especialmente en ciencias duras y tecnologías, tan necesarios en toda América Latina, y por su aporte al empleo que, aun limitado, es imposible reemplazar.

Casi tan relevantes como las diferencias entre tener industria o no tenerla son las observadas entre distintos tipos de desarrollo industrial. En la Argentina está en curso un viraje desde una industrialización relativamente abierta y con armonía entre mercado interno y exportación a un cierre drástico de la economía con preferencia dominante por la sustitución de importaciones y aun la autarquía -camino ya intentado con escasos éxitos tanto en la Argentina como en muchos países en desarrollo medianos o grandes y lógicamente bien distinto del exitoso modelo exportador asiático. Se ha dejado así de lado lo escrito oficialmente hace apenas un año en el Plan Estratégico Industrial 2020: “la sustitución de importaciones es una política industrial que se da en el contexto de una economía abierta y con productos locales de calidad internacional”. Tal viraje plantea muchos interrogantes que deberían debatirse entre gobierno y oposición o al menos dentro de esta última. Dado que el 82% de las importaciones son bienes de capital y sus repuestos, combustibles o bienes intermedios es claro que diversos sectores y empresas –entre ellas muchísimas pymes- pueden sufrir graves daños por las limitaciones para importar, dada la naturaleza global de la manufactura en todo el mundo, con cadenas de abastecimiento de muy diversos orígenes geográficos. La especialización en un número limitado de productos es clave para un desarrollo industrial exitoso y por ello el limitado tamaño de nuestro mercado interno fue en el pasado traba principal para el mismo. Tal fue una de las razones que impulsó a crear el Mercosur, pero aun en este marco ampliado la Argentina no ha logrado un equilibrar su balance comercial con Brasil ¿Se han analizado las causas profundas de este hecho? La producción de los bienes importados no era hasta ahora rentable ¿Se justificará entonces cualquier aumento de precios internos –de hasta un 100% como ya se observan- para permitir la producción nacional?

Por sus efectos sobre los salarios y costos en moneda extranjera la inflación ha sido causa principal de una “escasez de divisas” artificialmente creada que ahora intenta subsanarse de apuro con el control de cambios y la sustitución de importaciones ¿No se ha reparado que cuando se prohíben o ponen cuotas a la importación aumenta la propensión inflacionaria de la economía porque los empresarios están más proclives a aceptar cualquier demanda salarial al poder trasladarla a los precios? ¿No se pensó que una decidida promoción de las exportaciones voluntarias, no obligadas, comenzando por la eliminación de las insólitas retenciones a las exportaciones industriales era un camino más sostenible en pos del objetivo del superávit comercial? En cuanto a las exportaciones forzosas es elocuente la respuesta de las empresas electrónicas de Tierra del Fuego, cuyo balance comercial es proporcionalmente el más negativo de todos, que prometen ahora exportar productos agropecuarios, energéticos o de la minería (sic) para equilibrar su balanza. Brasil está por ser el primer país después de China en producir iPhones e iPads de la mano de la Foxconn de Taiwan, a precios internacionalmente competitivos, con producción local relevante de componentes y obligando a la firma a invertir 4% de su facturación en investigación y desarrollo ¿No se consideró la posibilidad de conseguir para la Tierra del Fuego inversiones semejantes, capaces de dejar un legado de desarrollo más permanente de esa magnífica isla? Las notables mejoras de la gestión científico-tecnológica y de su vinculación con el sector productivo en los últimos años han logrado aumentar la inversión pública y privada pero sin llegar al nivel de países comparables ¿Qué se prevé hacer al respecto, para lograr un desarrollo industrial con mayor contenido tecnológico propio? ¿No sería más lógico, por ejemplo, generalizar los beneficios otorgados a la industria del software a todas aquellas que aporten al I+D y a la modernización tecnológica?

El agro y las agroindustrias podrían producir 20.000 millones de dólares más que hoy, de los que 15.000 serían exportaciones ¿Cómo se reemplazará semejante merma? Lograr tales aumentos requiere una estrategia compleja capaz de armonizar sólidamente al agro con la industria y la exportación con el consumo interno, tarea no encarada por ambos sectores pero tampoco el gobierno, cuyos planes estratégicos recientes mencionan loables objetivos, pero no como lograrlos ¿Nadie se pregunta ni responde cuales son las trabas que impiden que miles de pymes altamente eficientes y exportadoras no pueden seguir creciendo y transformarse al menos en empresas medianas? En el otro extremo ¿por qué la Argentina tiene poquísimas empresas manufactureras de gran tamaño, que en todos los países son grandes protagonistas del desarrollo industrial? ¿No se advierte que la expansión hacia afuera de empresas brasileñas –también de Chile, Colombia, México o Perú- se debe no sólo al financiamiento del BNDS sino también a la protección de su embajada mientras las argentinas carecen de un apoyo análogo? El escaso número de plantas industriales de porte radicadas desde el 2003 ¿no tendrá que ver con un temor que convendría auscultar y corregir a “hundir” mucho capital en nuestro país?

Sin perjuicio de la necesaria defensa del mercado interno, tal como lo hacen otros países ¿se ha evaluado el impacto de mediano y largo plazo de las cuotas a las importaciones sobre actuales y futuras exportaciones argentinas a mercados que tanto costó ganar? ¿Se ha estimado el impacto casi seguramente negativo sobre la productividad y la inversión de la anunciada imposición de un arancel del 14% a los bienes de capital, cuando un manejo adecuado del régimen vigente beneficiaría igualmente los productores locales? Aun manteniéndose en la economía heterodoxa sería muy bueno que el gobierno saliera de su ensimismamiento y ampliara el espectro de sus consultas a expertos como Dani Rodrik o Justin Lyn, fundadores del llamado nuevo estructuralismo. Somos, creo, amplia mayoría quienes leemos con orgullo “industria argentina” en productos de calidad y precio accesible fabricados en el país. Pero en tanto la industria nacional desande el valioso camino de los últimos años en cuanto a su acercamiento a la frontera tecnológica y de precios internacionales, bien podría ocurrir que su crecimiento volviera a tropezar con las piedras del pasado y aun a comprometer el propio desarrollo nacional.


* Economista (IAE). Nota publicada en el Diario La Nación el 24/02/2012.

Anuncios

Una respuesta a “Por la industria argentina

  1. Si analizamos la historia argentina vemos que desde mediados de los 60′ hasta el año 2000, nuestro país se caracterizo por políticas que contribuyeron a la destrucción del tejido productivo nacional. Con una economía cerrada al mercado internacional, un mercado interno debilitado, mercado laboral flexibilizado con altos niveles de desocupación (bajo poder de negociación). Consulto, ¿es justo compararnos con el desarrollo industrial brasilero?, ¿es posible en 10 diez años lograr que el sector empresarial (incluyo industriales, rurales, pools de siembra, etc) construya una idea de crecimiento sostenido, integral, dejando de lado la costumbre de ganar lo más posible mandando las rentas generadas hacia el exterior? Entiendo que las medidas de persecución no contribuyen a generar un “clima” positivo y pro activo, pero como hacer para congeniar todos los factores que hacen de nuestro país tan difícil de administrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s