El desarrollismo del nuevo milenio

Por Eduardo Levy Yeyati *

desarrollismo_cepalCuando después de la Segunda Guerra Mundial las Naciones Unidas crearon la Comisión Económica para América Latina (Cepal) para promover el desarrollo regional, los economistas cepalinos fueran más allá del saber convencional según el cual los países en desarrollo transitan naturalmente de la agrominería a la industria. Argumentaron que, con la caída continua de los precios de los bienes primarios, la paciente espera del desarrollo sólo ampliaría la brecha entre países ricos y pobres, y que era necesario apurar el proceso con estrategias activas de industrialización de materias primas, subsidios a las industrias básicas y sustitución de importaciones para evitar que la falta de dólares abortara el desarrollo. (El “vivir con lo nuestro” de la trasnoche kirchnerista fue una versión tardía y extrema de esta proposición.) A fines de los años 60, este desarrollismo de posguerra sucumbió a una triste verdad: es más fácil producir para un mercado doméstico protegido que para uno internacional competitivo.

Hoy que el término “desarrollismo” obtiene, como el keynesianismo, patrocinios inesperados, cabe preguntarse cómo se traslada aquel debate al siglo XXI. La respuesta, que excede las aspiraciones de este artículo y el precioso tiempo de sus lectores, se insinúa en la distinción entre acciones “transversales” (para todos) y “verticales” (para algunos) que aparece recurrentemente en el debate político. Sigue leyendo

La Argentina necesita una real revolución educativa

Por Edgardo Zablotsky *

rev_edu

El presidente Mauricio Macri, en su discurso de apertura de las Sesiones Ordinarias del Congreso, realizó un claro diagnóstico: “La educación pública tiene severos problemas de calidad y hoy no garantiza la igualdad de oportunidades”[1]. Nadie puede dudar lo acertado de esta foto. El Presidente expresó que “para insertar a la Argentina en el Siglo XXI todo empieza con la educación, ahí es donde se gesta el futuro del futuro. Por eso, hace unas semanas, en Jujuy, el ministro Bullrich, junto a todos los ministros de Educación de las provincias, fijaron un acuerdo llamado Declaración de Purmamarca que traza los ejes de la revolución educativa que queremos afianzar”.

¿Cuáles son dichos ejes? Como sintetiza Infobae en su edición del 12 de febrero pasado, acompañando la transcripción completa del documento firmado en Purmamarca, “entre los puntos salientes se encuentra la obligatoriedad del nivel inicial a partir de los tres años de edad; el desafío de incorporar progresivamente la jornada extendida a través de actividades escolares, artísticas y deportivas; y el compromiso de crear el Instituto de Evaluación de la Calidad y Equidad Educativa, cuyo propósito será promover los procesos de evaluación a nivel nacional y obtener datos precisos que permitan mejorar el aprendizaje de los estudiantes”[2]. Sigue leyendo

En busca de la ecuación de precios olvidada

Por Fernando Navajas*


eq“Si la inflación es considerada un fenómeno monetario el tema de la fijación de tarifas es ajeno a la política antiinflacionaria…Pero si la concepción del fenómeno inflacionario es más compleja, (y sin duda menos transparente), y se considera que las tarifas públicas tienen una incidencia en él, se ingresa otra vez en el territorio de las soluciones conflictivas. La lógica de lo macroeconómico entra en colisión con la lógica de lo microeconómico. ¿Puede negarse, por ejemplo, el efecto inflacionario de un programa de recuperación del nivel real de las tarifas de servicios públicos? ¿Qué resabio inflacionario genera todo programa de modificación de precios relativos orientado a una más eficiente asignación de recursos?; ¿en qué medida un atraso tarifario utilizado como medio de contener la inflación, tiende a alentarla por vía de su incidencia positiva sobre el déficit fiscal? 

Adolfo Canitrot (1983, p.19)

El debate inflacionario está al rojo vivo en la Argentina porque el actual equipo de gobierno no entendió en Noviembre pasado antes de la segunda vuelta, y por ende no tuvo en Diciembre la claridad conceptual necesaria, tal como para explicarle a la sociedad que una operación de corrección de precios relativos como la que heredó es equivalente a blanquear una fenomenal inflación reprimida y que por lo tanto la tasa de inflación iba a subir, y bastante, pero de modo transitorio, en la primera mitad de 2016. En cambio se encerró en el triunfalismo de que con el cambio de expectativas y un buen manejo monetario-cambiario la inflación se iba a reducir y cometió el error de pronosticar un 25% para 2016, cuando en verdad no había ningún modelo numérico serio que pudiera proyectar eso. Hace tres semanas, la última encuesta para 2016 dada a conocer por Consensus Forecast (que releva los pronósticos de 24 consultoras profesionales en la Argentina) arrojaba un 31.7% de aumento del IPC para 2016, con sólo 3 respuestas que decían que va a estar en la pauta oficial. Pero un aspecto importante es que la misma proyección de la inflación pero para 2017 (si bien basada en un número menor de respuestas) cae al 20% anual. Es decir que los analistas entienden, para mí correctamente, que esta aceleración inflacionaria está vinculada con la purga de la inflación reprimida por la compresión y distorsión de precios relativos heredada. 

Hace un año atrás, e inspirado por el desafío que plantea el viejo argumento de Canitrot, yo circulé un documento de trabajo de FIEL (Navajas, 2015) que buscó dar una respuesta numérica a la pregunta sobre el efecto inflacionario de una eliminación de los subsidios a la energía. Sigue leyendo

Cambiar el legado kirchnerista

Por Carlos Gervasoni y Enrique Peruzzotti*

herenciaEn su discurso frente a la Asamblea Legislativa, Mauricio Macri expresó la intención de inaugurar una nueva etapa política y económica en la Argentina. Más allá de los objetivos que el Presidente esbozó en el segundo tramo de su alocución, una parte importante de su mensaje estuvo dedicada al legado de las tres presidencias de los Kirchner.

El análisis de la problemática herencia es relevante no sólo para comprender algunas de las limitaciones que enfrenta el Gobierno, sino también para entender cuáles deben ser los puntos neurálgicos de un plan estratégico de gobierno. La referencia al legado no debiera servir sólo como argumento exculpatorio de las dificultades presentes sino también, fundamentalmente, para clarificar las tareas prioritarias que la sociedad argentina debe emprender a fin de promover un desarrollo socioeconómico sustentable y la mejora de la institucionalidad democrática. Sigue leyendo

Cómo ahorrar miles de millones de dólares en intereses: Emisión de callable bonds para la deuda soberana

Por Ignacio Warnes *

Image Courtesy of 123rf.comLa República Argentina acaba de anunciar la aprobación de leyes que permitirán cerrar el extenso juicio llevado a cabo por los holdouts en la justicia de Nueva York, y facilitará el reingreso de nuestro país a los mercados internacionales.

Para saldar el pago a los holdouts la Argentina se apresta a realizar una de las emisiones de deuda cuantitativamente más importantes en la historia de los llamados mercados emergentes, del orden de los 15 mil millones de dólares. Sigue leyendo

Seminario de Política Económica: “La inflación reciente en la Argentina”

Compartimos la invitación del Departamento de Economía de la FCE-UBA junto con la Maestría en Economía (FCE-UBA) y el Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP-BAIRES) a la primer charla del Ciclo de Seminarios de Política Económica 2016 de la FCE-UBA, en la que se expondrá “La inflación reciente en la Argentina”Los oradores serán Daniel Heymann (Director IIEP- BAIRES) y Martín Rapetti (Director de Maestría en Economía FCE UBA) con moderación de Adrián Ramos (Secretario de Investigación FCE – UBA).

La misma se llevará a cabo el día miércoles 20 de abril a las 19:00 hs. en el Aula 430 (tercer piso, edificio anexo). No requiere Inscripción previa.
seminario_uba_204016

La lucha contra la pobreza exige desarrollo

Por Eduardo Levy Yeyati *

pobreza-ArgentinaDe qué hablamos cuando hablamos de eliminar la pobreza? Desde un punto de vista estrictamente estadístico, casi circular, solemos pensar la pobreza como el porcentaje de la población que está por debajo de la línea de pobreza, con ingresos diarios por debajo de un umbral arbitrario que en 2015 el Banco Mundial estimó en 1,9 dólares ajustados por poder adquisitivo. Según esta definición, para eliminar la pobreza bastaría con garantizar el acceso universal a una canasta básica de bienes y servicios, aumentando subsidios y transferencias a la población que se encuentra bajo la línea de pobreza.

Esta “pobreza de ingresos” no es perfectamente comparable entre países (mucho menos en el caso de la Argentina, donde la distorsión de los datos hizo que esta medida fuera primero desestimada y luego discontinuada). Más importante aún, los ingresos corrientes, si bien son esenciales, suelen ser una brújula insuficiente a la hora de orientar la política social. Para dar cuenta del problema de la pobreza, la definición debería ser ampliada al menos en dos dimensiones: una transversal y otra dinámica. Sigue leyendo

Incluyendo Contingencias en la Deuda Soberana: nuevos “CoCos” para Robinson Crusoe

Por Jorge Neyro*

cocosLos defaults soberanos han atraído la atención de la academia y los hacedores de política por sus costos económicos, políticos y reputacionales (Boresztein y Panizza, 2008). Los costos  provienen tanto de las disrupciones causadas por la cesación de pagos como la incertidumbre sobre el resultado de las negociaciones para reestructurar la deuda. Las reestructuraciones de deuda son procesos con altos costos de transacción y una duración de entre 35 y 57 meses (IMF, 2014a). Frecuentemente no contribuyen a mejorar sustancialmente la sostenibilidad de la deuda y son emprendidos en forma tardía, a menudo luego de que los analistas han puesto en duda la sostenibilidad de la deuda y que el soberano ha perdido el acceso al mercado.

La coordinación entre deudores y acreedores en el proceso de negociación no se encuentra institucionalizada a nivel internacional, a pesar de los recientes esfuerzos realizados por Naciones Unidas. Por este motivo, en ocasiones, se vuelve imposible extender los términos acordados con la mayoría al universo de tenedores de bonos (“problema de holdouts”). Por este motivo, luego de las experiencias recientes de Grecia (2012) y Argentina (2001), la International Capital Market Asociation (ICMA) recomendó en 2014 la utilización de un nuevo marco contractual que modifica los mecanismos de acción colectiva y la cláusula Pari Passu para mitigar estos riesgos (IMF, 2014b). Sigue leyendo

¿Qué debe hacer el Banco Central?

Por Jose Luis Machinea*

bcra_mision2¿Cuál es la tarea del Banco Central en los países en desarrollo y en la Argentina en particular? La respuesta “bajar la inflación” es definitivamente acertada pero, en los últimos años, hay cierto consenso acerca de que deberían tener otros objetivos tales como cierto nivel de actividad económica y la estabilidad del sistema financiero. La discusión en los países desarrollados se concentra en cuáles son los instrumentos más idóneos para lograr esos objetivos porque, como es sabido, un solo instrumento -la tasa de interés- es insuficiente para ello. A los tres objetivos previos, se podría agregar, en los países desarrollados, la intervención discrecional de los bancos centrales en el mercado cambiario para evitar bruscas oscilaciones cambiarias, que suelen tener efectos negativos en los países en desarrollo. Esta multiplicidad de objetivos puede generar cierta conflictividad y es una muestra de la complejidad de los problemas que enfrentan los bancos centrales.

En principio estos objetivos deberían ser también los de los bancos centrales en los países en desarrollo. La falta de “reputación” y un excesivo dogmatismo han sido históricamente un obstáculo para que los bancos centrales en estas latitudes se preocupen de otros objetivos que no sean la tasa de inflación. La excepción ha sido nuestro Banco Central que, en los últimos años, se ocupó de todo menos de la inflación. Sigue leyendo

Aldo Ferrer, el desarrollo industrial como decisión nacional

Por Federico I. Poli *

aldo-ferrer-portadaAldo Ferrer fue parte de los economistas estructuralistas que siguieron la estela abierta por Raúl Prebisch con la publicación del “Manifiesto del `49” (“El desarrollo de América Latina y algunos de sus principales problemas”) que desafiaba la visión neoclásica del desarrollo. Ese documento plantea la diferencia entre los países periféricos -productores primarios- y los centrales -industrializados- en la desigual apropiación de los frutos del progreso tecnológico y el consecuente fenómeno del deterioro de los términos de intercambio y abre el cauce a las corrientes heterodoxas y desarrollistas en la región.

Por esa época, un joven Ferrer escuchaba de boca de Prebisch, en un seminario en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, el desencanto con la teoría económica ortodoxa que este ex Presidente del Banco Central expresaba porque no le sirvió para resolver los problemas que había enfrentado. Ahí aparece la necesidad de construir una teoría a partir de estilizar los hechos de la realidad de nuestros países. Sigue leyendo