Los ajustes poselectorales

Por Jorge M. Streb *

Se están debatiendo actualmente ajustes de tasas y tarifas, y el Congreso acaba de aprobar una reforma de la Carta Orgánica del Banco Central que le permitirá al gobierno nacional contar con más financiamiento inflacionario (ver la reciente nota de José María Fanelli). Este momento se puede encuadrar en los ciclos electorales: si durante el año de elecciones se implementan políticas expansivas, al año siguiente llega el ajuste.

Un patrón histórico en América Latina han sido las devaluaciones después de las elecciones (en un trabajo del 2004 con Ernesto Stein, discutimos evidencia de ello para el período 1960-1994). Las devaluaciones son una manera bastante directa para reducir los gastos del sector público, recortando los salarios reales. Pero hay muchas otras maneras de corregir las cuentas públicas, entre ellos los ajustes de tarifas recién mencionados. Por ello, una medida mucho más general de la posición del sector público es el resultado fiscal, ya que refleja ajustes tanto del lado de los gastos como de los ingresos (ver Torsten Persson y Guido Tabellini 2003, Adi Brender y Allan Drazen 2005, y Min Shi y Jakob Svensson 2006).

En un trabajo con Daniel Lema y Pablo Garofalo, analizamos qué pasa con el resultado fiscal alrededor de las elecciones en los países de América Latina y los países desarrollados pertenecientes a la OCDE durante el período 1980-2005. El siguiente gráfico, que se basa en sus datos, muestra evidencia preliminar de que hay ciclos pronunciados en América Latina: el resultado cae en años electorales y sube en años poselectorales. En los países de la OCDE también hay una indicación de mayores déficits fiscales en años electorales, pero ninguna indicación de un ajuste poselectoral.

 Comportamiento del resultado fiscal alrededor de las elecciones (año cero)

Nota: Se toman 116 episodios con información completa en una ventana de cinco años alrededor del año electoral. El año electoral (año 0) está compuesto por los cuatro trimestres hasta las elecciones, el año poselectoral (año 1) por los cuatro trimestres que le siguen. Como hay elecciones en promedio cada cuatro años, los años -2 y 2 corresponden grosso modo al mismo momento en el calendario electoral. El déficit promedio en años no electorales (es decir, los años que no son electorales ni poselectorales) es de 3.1% del PBI en la muestra completa, 2.3% en América Latina y 3.7% en los países de la OCDE. Aunque México es miembro de la OCDE desde 1994, se agrupa junto con América Latina. Datos tomados de la base de Streb, Lema y Garofalo (2012).

El fenómeno de mayores déficits en años electorales en América Latina es bien conocido. Aunque los ajustes poselectorales han sido mucho menos estudiados, la politóloga Karen Remmer (1993) destacó las reformas y fuertes ajustes poselectorales implementados en América Latina durante la década del 80.

Cuando se analizan estos datos econométricamente, en América Latina tanto las expansiones fiscales preelectorales como las contracciones poselectorales son estadísticamente significativas, con un impacto de poco más que medio punto del PBI en el resultado fiscal (-0.6% del PBI en años electorales, 0.6% del PBI en años poselectorales). Para los países de la OCDE, resultan significativas sólo las expansiones preelectorales, con una magnitud similar, y no hay ninguna indicación de ajustes poselectorales.

Cuando se abren los datos por trimestre, en ambas regiones hay evidencia de expansiones fiscales en los cuatro trimestres hasta las elecciones. Después de las elecciones, sólo hay contracciones fiscales compensatorias en América Latina, en los trimestres dos a cuatro después de las elecciones. Esto justifica pensar en una ventana electoral de dos años, donde las expansiones del año electoral son seguidas, en el caso de América Latina, por ajustes poselectorales. Estos resultados implican que los ciclos electorales durante este período han llevado a la acumulación de deuda en los países de la OCDE, pero no en América Latina. Esta es la diferencia fundamental que encontramos entre ambas regiones.

¿Cuál es la lógica de estos ciclos? La literatura académica sobre ciclos electorales arranca con William Nordhaus (1975), quién abrió la discusión sobre cómo un gobierno democrático puede tener interés en usar la política macroeconómica para desestabilizar la economía, en lugar de buscar estabilizarla como haría un gobierno benevolente. Como remarca Nordhaus (1989: página 1), mientras a los votantes les interesa la economía, a los políticos les interesa el poder (“The theory of the political business cycle, which analyzes the interaction of political and economic systems, arose from the obvious facts of life that voters care about the economy while politicians care about power.”), lo que puede llevar a que el gobierno manipule la política económica si le ayuda a ser reelegido. Si bien Nordhaus (1975) suponía votantes miopes, la literatura teórica posterior mostró que aún con votantes perfectamente racionales, pero que no tienen información completa sobre las medidas del gobierno, pueden darse estos ciclos.

La lógica de Nordhaus es de manipulación oportunista racional de la política monetaria por parte del gobierno: se estimula la economía monetariamente antes de las elecciones, pero luego se hace un ajuste monetario para evitar que la inflación suba permanentemente, con consecuencias negativas de largo plazo. Se pueden caracterizar como políticas de “stop-go”, en lugar de políticas de “go-go” de los gobiernos populistas tradicionales que siguen estimulando y estimulando la economía, al estilo de la propaganda televisiva con esos juguetes a pilas que siguen y siguen y siguen, hasta que eventualmente caen agotados.

El equivalente para la política fiscal de la idea de Nordhaus de manipulación oportunista racional, para evitar efectos permanentes sobre la deuda que tenga consecuencias adversas de largo plazo, es corregir el déficit electoral con un ajuste poselectoral. Sin embargo, el comportamiento en América Latina puede no deberse a la virtud, sino a la necesidad: los ajustes poselectorales simplemente podrían deberse al menor acceso al crédito del que gozan los gobiernos de la región comparados con los gobiernos de la OCDE. La Argentina en particular no tiene un fluido acceso al mercado de capitales, ya que todavía no acabó de renegociar el default de deuda del 2002. Pero mientras tengamos activos, siempre queda la opción de terminar de quemar el stock de riqueza, antes que encarar el fin de la fiesta.

Referencias

Brender, Adi, y Allan Drazen (2005). Political budget cycles in new versus established democracies, Journal of Monetary Economics 52: 1271–1295.

Fanelli, José María (2012). Reforma de la Carta Orgánica e inflación: ¿Memoria corta o debilidad política?. En Colectivo económico. 

Nordhaus, William D. (1975). The political business cycle, Review of Economic Studies 42: 169–190. 

Nordhaus, William D. (1989). Alternative approaches to the political business cycle, Brooking Paper on Economic Activity número 2: 1-68. 

Persson, Torsten, y Guido Tabellini (2003). The Economic Effect of Constitutions, Cambridge, MA: MIT Press. 

Remmer, Karen L. (1993). The political economy of elections in Latin America, 1980–1991, American Political Science Review 87: 393–407.

Shi, Min, y Jakob Svensson (2006). Political budget cycles: Do they differ across countries and why? Journal of Public Economics 90: 1367–89. 

Stein, Ernesto H., y Jorge M. Streb (2004). Elections and the timing of devaluations, Journal of International Economics 63: 119–145.

Streb, Jorge M., Daniel Lema y Pablo Garofalo (2012). Temporal aggregation in political budget cycles. En revisión, Economía, The Journal of the Latin American and Caribbean Economic Association.


* Estos puntos de vista son estrictamente personales.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s